My Inner Civil War

Mi guerra civil interior

Cuando era nuevo en la Comunidad, escuché algo que me hizo reír: “Soy un

narcisista.” Pensé que era gracioso, pero también quería llorar por lo cierta que era esta afirmación para mí. Soy un adicto al sexo y realmente me he ganado mi asiento en estas salas de SA. Tengo una enfermedad fatal, incurable y progresiva: una verdadera enfermedad del alma. Por un milagro incomprensible, el Programa me ayudó a encontrar el camino hacia un Poder Superior que me devolvió el sano juicio. Por supuesto, todo lo que tengo es un indulto diario que depende de mi condición espiritual, pero eso es ya un milagro absoluto para mí. La otra parte de mi historia es que yo también soy un volcán furioso. Mi autodesprecio me ha llevado a una ira al volante casi fatal y a algunos intentos de suicidio reales.

Hace cuatro años tuve un incidente que me desconcertó. Batallo con un intenso sentimiento de inferioridad con respecto a mis cuñados. Uno de los hermanos de mi esposa vino de visita y le trajo un dispositivo lector electrónico. A ella le gugstaba el lector electrónico que yo le había regalado, pero ahora, el gesto de su hermano, hizo que mi regalo quedara obsoleto. Temiendo una reacción violenta de mi parte, mi esposa se puso nerviosa al aceptar el regalo. Cuando estábamos solos, dije que me parecía muy bonito el regalo. Ella dijo: “¿No estás molesto?” Respondí con voz sincera y tranquila: “¿Por qué debería estar molesto? Eso sería muy inmaduro”.

¡Ambos quedamos atónitos de incredulidad! ¿Estaba poseído de alguna manera? Mi antiguo comportamiento habría sido aplastar el regalo con un martillo si ella lo hubiera aceptado. Sin embargo, de alguna manera, para nuestro asombro, parecía que yo me había transformado. Pensé en las promesas del décimo paso: “Reaccionamos sensata y normalmente, y descubriremos que esto ha sucedido automáticamente. . . sin ningún pensamiento o esfuerzo de nuestra parte. ¡Simplemente llega! Ese es el milagro”. ( AA , 84-85)

Entiendo que fue un milagro, pero ¿cuándo pasó esto? Una cuidadosa consideración y reflexión me llevó de vuelta al cuarto paso. La última vez que trabajé en este paso, una luz brilló en mi alma y mi Poder Superior rompió la pared de mi ego y me alcanzó. Creo que por primera vez Él me permitió enfrentar una realidad ineludible, atrapada en lo profundo de mi ser. En el centro de mi persona, en el centro de mi alma, ha habido una guerra civil furiosa.

He escuchado descripciones similares de este conflicto interno, por ejemplo, la alegoría de los dos perros peleando dentro de una persona donde gana el que es alimentado. En mi caso, esta lucha es de mucha mayor escala y tiene un sesgo siniestro.

Hay dos ejércitos en guerra que luchan por dominarme: la Vergüenza y el Orgullo. El ejército de la Vergüenza dispara una ráfaga ininterrumpida de misiles destructivos llamados crítica, perfeccionismo, aislamiento y miedo. En el fragor de las batallas libradas dentro de mí, el ejército del Orgullo toma represalias con un pesado arsenal de justificación, racionalización, ira y resentimiento. Parado en medio del campo de batalla de este intenso conflicto, soy un niño indefenso. El abuso que bombardea a mi niño interior conduce a episodios emocionales impredecibles, que van desde una depresión profunda hasta una ira incontrolable, y todo lo demás. El dolor es tan insoportable que me lleva a mi anestésico favorito: la lujuria.

Cuando hago inventarios exhaustivos y sin miedo, mi Poder Superior me revela la naturaleza de esta guerra civil interna. Cuando tomo la acción de mirar mi vergüenza y orgullo a la luz de mis resentimientos, empiezo a ver cómo mi conflicto interno está impulsando mi lujuria y mi rabia.

Por ejemplo, recientemente rompí el espejo retrovisor de mi coche mientras retrocedía en un aparcamiento. Desafortunadamente, ya había hecho esto al menos cuatro veces antes. Cuando mi esposa me señaló esto, me enojé e hice un comentario grosero y sarcástico. No mucho después, me sorprendió que mi esposa estuviera molesta porque ni siquiera recordaba mi comentario anterior. Cuando ella me lo recordó, vi la oportunidad de realizar un inventario de la situación.

¿Contra quién estaba resentido? Mi esposa. ¿Qué pasó? Ella me miró con desprecio y reaccionó exageradamente cuando fui grosero con ella. Fue entonces cuando me di cuenta de que la había juzgado en demasiadas ocasiones. Si lo veo, ¡debo conseguirlo!

¿Qué afectó esto en mí? ¡Mi guerra civil interior se activó! Inmediatamente, el ejército del Orgullo en mí tronó: “¿Quién se cree que es? ¡Soy mejor conductor que ella! Diablos, le enseñé cómo ¡¡¡conducir!!!” Al mismo tiempo, el ejército de la Vergüenza se unió al Miedo y respondió: “¡Ella tiene razón! Eres un conductor terrible; probablemente uno de los peores! Piénsalo, ¿cuántas personas rompen tantos espejos?

¿Qué papel jugué en este escenario? Bueno, para empezar, ¡rompí el espejo! ¿Acaso es tan
poco razonable que ella se sienta decepcionada y frustrada por el gasto inesperado de la reparación? (Créeme, con la nueva tecnología incluida, ¡los espejos retrovisores no son baratos!)

¿Cuál es la manifestación de mi obsesión por mí mismo? ¡Miedo! Tengo miedo de que me diga que no asista a la Convención de Sudáfrica y ahorre dinero para arreglar el espejo. No me saldré con la mía; mi voluntad no se hará.
¿Debo una reparación? ¡Absolutamente! Rápidamente le hice saber que estaba equivocado al ser sarcástico y asumir que ella estaba juzgando. Ella simplemente respondió amablemente: “Lloremos juntos”.

¿Contra quién estaba resentido? Mi esposa

¿Qué pasó? Ella reaccionó de forma exagerada; me juzgó

¿Cómo me afectó? Mi autoestima; ambiciones

¿Cuál fue mi parte? ¡Rompí el espejo!

¿Cuál de mis defectos activó esto? (Los 4 cardinales son Egoísmo, Deshonestidad, Resentimiento y Miedo) Miedo, egoísmo

¿Debo una reparación? Sí

Cada vez que paso por este proceso, mi Poder Superior me permite dejar de lado lo que me desconecta de Él, de los demás y de mí mismo. A través de un verdadero milagro, el niño pequeño que llevo dentro es rescatado del campo de batalla de la obsesión por sí mismo y colocado a salvo en una posición de neutralidad. Puedo ver y afrontar mi error con humildad y amor propio sin caer “en la preocupación, el remordimiento o la reflexión morbosa” (AA, 86).

Aunque no puedo (y no necesito) entender cómo funciona el milagro, mi Poder Superior puede
devolverme la cordura. Veinticuatro segundos a la vez, empiezo a ver cómo este es un programa de acción y cómo trabajar los Pasos es diferente a simplemente participar en la confraternidad.

Dios, en este día, concédeme la serenidad para aceptar que soy un ser humano adorable y perfectamente imperfecto, que no es mejor ni peor que los demás. Permíteme otorgar gracias a los demás y a mí mismo, y tomar acciones de amor en lugar de alimentar mi obsesión por mí mismo.

Amjed B., Texas, EE.UU.

Total Views: 39|Daily Views: 3

Share This Story, Choose Your Platform!