God Makes Amazing Things Happen

DIOS HACE QUE SUCEDAN COSAS ASOMBROSAS

Justo antes de llegar a SA, toqué un fondo personal. Por fuera, no era tan obvio que mi vida se había vuelto ingobernable. Todavía estaba casado, con hijos, tenía mi salud, un hogar, un trabajo y una comunidad. Pero por dentro estaba en mi hora más desesperada y oscura.

Mi mente estaba obsesionada con la fantasía sexual. Si mi cerebro no estaba ocupado con alguna tarea exigente, entonces estaba planeando cómo podría obtener mi próxima dosis. ¿Qué videos pornográficos podría buscar? ¿Cuándo podría crear una ventana de oportunidad para actuar sexualmente? Y no había ningún “botón de APAGADO”. Todo mi día se convirtió en una carga pesada de actividades e interacciones que necesitaba quitar del camino para poder llegar a la verdadera razón de mi existencia. Unas horas frente a la pantalla con la fantasía complaciente, el subidón, la estimulación, la masturbación y el intento de aferrarme a ella todo el tiempo que pudiera antes de que la fatiga y el agotamiento emocional se apoderaran de mí. Y luego iba a dormir, despertar y hacerlo todo de nuevo.

A medida que me involucraba más y más en mi estado de droga de fantasía, me fui separando cada vez más de la realidad, de las personas, de mi propio sentido de identidad. Mi obsesión por el sexo me llevó a actitudes enfermizas; me hizo más egocéntrico, un completo narcisista. No podía soportar la realidad con todas sus responsabilidades, obligaciones y demandas, cosas que me distraían de mis objetivos: la autogratificación constante y el olvido de la irrealidad.

Me había convertido en una persona con caparazón. aislado, avergonzado de mirar a los demás a los ojos, dolorido al mirarme en el espejo, sin reconocer la “cosa” que me devolvía la mirada. Cualquier cosa valiosa y que valía la pena en la vida era inútil en comparación con la lujuria. No tenía dirección y sentía que no tenía nada que ofrecer a nadie. Solo quería escapar al olvido sexual. Pero, después de una juerga de dos años, en los que me había entregado por completo a mi enfermedad sin reservas, un Poder Superior hizo por mí lo que yo no podía hacer por mí mismo.

Me quemé. La droga dejó de funcionar. Durante veinte años, la lujuria siempre me había proporcionado una medida de escape y sedación. Pero ahora no estaba funcionando, incluso mientras persistía con las mismas acciones, el mismo esfuerzo para disfrutar de la lujuria, los últimos vestigios de la ilusión se desvanecieron. Este elegante respiro me dio una pausa lo suficientemente larga como para experimentar la horrible muerte espiritual y emocional que había estado medicando con lujuria. El dolor era insoportable.

Con el dolor vino la apertura y la voluntad de tratar de soltar parte del peso que me había estado arrastrando hacia abajo. Fue claro para mí entonces lo que tenía que hacer. Me dispuse a eliminar Internet de mi hogar y de los dispositivos. Esa primera noche, desconectado de la fuente principal de mi “vida”, anticipé que podría enloquecer de inquietud y rebotar en las paredes, pero en cambio descendió sobre mí una paz como nunca antes había conocido. Me sentí abrazado por la presencia amorosa de un Poder Superior. Sentí esperanza, que tal vez era posible encontrar otra forma de vida.

Por un corto tiempo, estuve en una nube rosa de alivio, pero lentamente, la lujuria callejera y las fantasías regresaron a mi conciencia. Un amigo me había hablado acerca de los programas de doce pasos, pero nunca había sido lo suficientemente abierto como para considerar dejar la comodidad de mi infierno familiar y compartir mi debilidad con los demás, especialmente en esta área. Una vez más, intervino mi Poder Superior. Ocurrió cuando un compañero se acercó a mí con el espíritu del Paso 12. Había participado en un grupo de superación personal, donde compartimos sobre desafíos personales. Nunca había sido honesto sobre mis problemas de lujuria hasta entonces. Cuando me escuchó compartir sobre la lujuria callejera y la fantasía y cómo me sentía impotente ante ellas, se identificó. Él había estado luchando con comportamientos similares. Me dijo: “Soy un adicto al sexo y creo que tú también lo eres. Otra persona y yo queremos tener una reunión de Sexólicos Anónimos en la ciudad. ¿Vendrás?”

No estoy seguro qué me hizo decir que sí, pero por todo lo que había estado experimentando hasta ese momento, mi mente y mi corazón se abrieron lo suficiente como para decir que sí.
Nunca podría haber imaginado el profundo efecto que esta decisión tendría en mi vida y en la vida de los demás. Esta fue la primera reunión de SA de habla inglesa en mi ciudad de Ramat Beit Shemesh, Israel. Eso fue en 2013.

Entré en recuperación y he estado sobrio, un día a la vez, desde entonces. Renuncié a mi antigua vida egoísta. Me entregué al cuidado y guía de un amoroso Poder Superior. Estaba dispuesto a aceptar la dirección y vivir de acuerdo con los principios espirituales. A medida que ganaba sobriedad y recuperación, finalmente sentí que tenía algo de valor para compartir con los demás: mi experiencia, fortaleza y esperanza con el adicto al sexo que aún sufría. Apadriné a otros y crecí espiritualmente bajo la guía de mis propios padrinos. Mi vida cambió. Renací

Pero quiero compartir con ustedes cómo mi propio despertar espiritual se convirtió en una semilla, plantada por mi Poder Superior, para el crecimiento personal y grupal, durante los próximos 10 años.
Pasamos de dos o tres personas, reuniéndose una vez por semana, a tres reuniones por semana con una docena de miembros comprometidos. Desde el principio quise contribuir al desarrollo de mi grupo local prestando servicio como secretario o tesorero. Eventualmente ayudé a fundar nuestro primer intergrupo local de los tres grupos en ese momento.

Desde allí representé a mi intergrupo en el intergrupo local más grande en Beit Shemesh. Eventualmente, crecimos hasta un punto en el que nos unimos al intergrupo regional y yo era el representante. Nuestro intergrupo local creció hasta representar alrededor de siete reuniones. Serví de diferentes maneras. Cuando organizamos una conferencia local en inglés, presidí ese evento y luego ayudé con otros dos eventos con el otro gran intergrupo inglés en Jerusalén.

Mi Poder Superior continuó motivando mi corazón para buscar nuevas oportunidades para crecer en el servicio y retribuir a SA. Un compañero que estaba involucrado en el programa Padrinazgo por Correo del Comité de Instalaciones Correccionales (CFC) me pidió que participara. Apadriné a un recluso y me involucré en ayudar a asignar padrinos a compañeros en prisión en los EE. UU. Me involucré en el Comité de Convenciones Internacionales (ICC). Ayudé a asegurar el espacio para nuestra próxima convención en 2024. Me convertí en copresidente de la convención. Me convertí en delegado suplente para la región de Israel y recientemente me convertí en delegado, parte de la voz de SA en su conjunto.

Pude ver, no solo a mí mismo, sino a varios miembros de mi grupo base convertirse en contribuyentes significativos a la estructura de servicio de SA, a nivel local e internacional. Menciono todo esto no para jactarme, sino para compartir con ustedes lo que mi Poder Superior ha hecho con mi vida, que solía ser tan egoísta, solitaria, vacía y autodestructiva. Cuando Dios es mi Jefe y me convierto en su agente, su portador del mensaje de recuperación de SA, pueden suceder cosas asombrosas, para mí y para quienes me rodean. Quiero animar a otros a crecer en el servicio y buscar oportunidades para contribuir a la salud espiritual de SA como un todo. Esto continúa pagándome en mayores alegrías y conexiones verdaderas de lo que jamás podría haber imaginado.

Daniel K., Ramat Beit Shemesh, Israel

Total Views: 102|Daily Views: 1

Share This Story, Choose Your Platform!