Thoughts_and_Thanks_From_Prison

PENSAMIENTOS Y GRACIAS DESDE LA PRISIÓN

Sus pensamientos y oraciones son muy apreciados. No esperaba su carta, por lo que recibirla la hizo aún más especial. Estoy agradecido de haber tenido 18 meses entre me “atraparon” y me arrestaron, tiempo en el que pude estar sexualmente sobrio, asistir a las reuniones de SA, trabajar los Pasos con un padrino, reunirme con viejos amigos en AA y recibir terapia profesional. Incluso pude hacer algunas enmiendas críticas del Noveno Paso antes de ir a prisión. Por la gracia de Dios y las fraternidades de AA y SA, cumplí cuatro años de sobriedad sexual en junio pasado y veinticuatro años de sobriedad de alcohol.
Mantenerse sexualmente sobrio y libre de lujuria no ha sido tan difícil como mantener la sobriedad emocional. Paso por períodos de miedo, ira, autocompasión, culpa, reproche y otros estados mentales y emocionales negativos, cada uno de los cuales varía en intensidad y duración. Pasan, con el tiempo. Lo que realmente los mantiene es el tiempo y la energía que les doy al analizarlos, reflexionar sobre ellos y luchar contra ellos. Tradicionalmente he sido uno de esos "estudiantes" de los 12 Pasos que creían que debía hacer un inventario y examinar cada perturbación emocional y pensamiento negativo que surgía. El resultado final solía ser la frustración y el enfado conmigo mismo y con mi padrino. Me tomó tanto tiempo apreciar la diferencia entre el trabajo de Pasos impulsado por la perfección y hacer los Pasos con el espíritu correcto. Finalmente aprendí que a veces basta con reconocer la presencia de una mentalidad negativa y no resistirla, ni alimentarla con más pensamientos negativos.
Esta prisión está en “bloqueo modificado” desde que llegué en enero de 2020 debido al Covid; solo tenemos un par de horas de recreación y educación/biblioteca todos los días. No hay servicios de capilla o programas donde normalmente se llevarían a cabo reuniones de AA o SA. Intenté organizar una reunión de SA con otras cinco personas interesadas en mi unidad de vivienda a principios de este verano. Desafortunadamente, se está desvaneciendo. Dos muchachos fueron transferidos a otra unidad de vivienda y otro dejó de asistir porque no se sentía cómodo con “todo el asunto de Dios”.
El mayor desafío que enfrentamos los dos restantes es encontrar un espacio regular para reunirnos que brinde el nivel mínimo de privacidad para leer y compartir. Aquí está muy lleno. A veces durante la recreación afuera hemos podido encontrar una mesa libre en el parque, dependiendo del clima, por supuesto. El otro tipo no está de acuerdo con la definición de sobriedad de SA, por lo que las últimas veces que nos vimos hablamos y leímos el "Libro Verde" de SAA. nos turnamos para que cada uno de nosotros lea una página o dos en voz alta. He podido compartir gran parte de mi historia con él. Hace muchas preguntas sobre mi sobriedad. No sé si lo estoy ayudando en algo, pero poder revisar mi historia me ayuda a mantener mi compromiso con el programa.
He perdido mucho a través de esta experiencia... un hogar, una carrera y algunos amigos y familiares. Al llegar a prisión, no tuve otra opción que confiar en un Poder Superior. A lo largo de mi tiempo en recuperación, nunca tuve que rendirme al nivel que tuve recientemente. Cuando salga, empezaré de nuevo. Al ir y participar en las reuniones de AA y SA y trabajar el Programa, el proceso debería ser más llevadero.
Estaba en arresto domiciliario previo al juicio, en la casa de mis padres cuando el Covid se extendió a los EE. UU. Cuando se cerraron las reuniones en persona de AA y SA, asistí todos los días a la reunión telefónica de SA al mediodía. Al estar cerca del final de la jornada laboral para muchos europeos y británicos, muchos de ellos asistieron a la llamada. Lo que más me gustó de esa reunión fue escuchar bastantes historias de mujeres. Tiendo a creer que esta es una enfermedad masculina y que todas las mujeres nos miran como criaturas despreciables. Es bueno escuchar la perspectiva de nuestras hermanas sobre esta enfermedad. Elogio su valentía y apertura.
Le agradezco que comparta sus enmiendas del Décimo Paso. Tuve la suerte de hacer algunas enmiendas muy importantes del Noveno Paso antes de ir a prisión. Junto con la literatura de AA y SA y otros libros espirituales, he estado leyendo muchos libros relacionados con los negocios y la tecnología. También estoy tomando un curso por correspondencia con certificado paralegal. Todo esto es en preparación para mi reingreso al mundo. Probablemente terminaré haciendo una serie de trabajos diferentes para ganarme la vida, uno de los cuales será el diseño web y gráfico independiente y la gestión de proyectos creativos, que es lo que solía hacer antes de que me arrestaran. Ya veremos. Todo es posible un día a la vez, ¿verdad?

J.H., un miembro encarcelado, en una carta a un compañero de su grupo de origen en Centreville, VA, EE. UU.

Total Views: 387|Daily Views: 1

Share This Story, Choose Your Platform!