The Most Unbelievable Thing in the Universe

La cosa más increíble del universo

Mientras participaba en un taller de Doce Pasos el fin de semana pasado, tuve la oportunidad de compartir mi experiencia, fortaleza y esperanza sobre el tema del perdón. Después del taller, me pidieron que escribiera mi compartir para la revista ESSAY, que presento a continuación:

Cuando trabajé los Doce Pasos por primera vez hace unos años, llegué al Noveno Paso gracias a la guía de mi padrino y, por supuesto, a través de la gracia de Dios. Después de hacer todas las reparaciones (ninguna de ellas fue fácil para mí), un día fui a casa de mis padres. Justo antes de llegar allí, me recibió el vecino que había abusado sexualmente de mí cuando tenía 10 años. Inmediatamente sentí que el resentimiento crecía en mí cuando lo vi venir hacia mí desde la distancia. Inmediatamente aparté mi mirada de él y toqué el timbre de mis padres para escapar de la situación.

Esa misma noche, le conté esta situación a mi padrino y él me recomendó orar todos los días por esta persona que me había infligido este abuso. Entonces lo hice. Tuve que orar por mi vecino mañana y noche durante un año hasta que mi Poder Superior finalmente me quitó el resentimiento.

Aproximadamente un mes después de eso, visité nuevamente a mis padres. Me habían invitado a almorzar y pasamos un lindo día juntos. A medida que se acercaba la tarde, mi madre me pidió que comprara algo para cenar en el supermercado cercano. Esto es extraordinario porque, por lo general, mi madre nunca pierde la oportunidad de hacer ella misma las compras. Sin embargo, ese día me dijo que no se sentía bien y me pidió que le hiciera las compras.

Así que fui al supermercado cercano. Cuando entré, vi a mi vecino sentado en una mesa frente a la panadería de al lado. Tuve que pasar junto a él para entrar a la tienda. Al pasar junto a él, ya sospeché que esto no podía ser una coincidencia. Mientras compraba en el supermercado, supe por mi Poder Superior que había llegado el día y la hora de perdonar a mi vecino. Durante todo el camino hasta la caja estuve discutiendo interiormente con mi Poder Superior si estaba listo para perdonar hoy. Al principio me resistí. Pero mi madre me había dicho que fuera a la panadería y trajera unos panecillos para la cena.

Mientras pedía mis panecillos a la vendedora, mi vecino estaba sentado justo detrás de mí. En ese momento renuncié a mi resistencia a este perdón pendiente y a la voluntad de mi Poder Superior. Acepté los panecillos de la vendedora, los pagué y luego me di la vuelta y caminé hacia mi vecino en la mesa de enfrente. Me dirigí amablemente a él por su nombre y le pregunté si me reconocía. Me reconoció de inmediato, aunque hacía más de 40 años que no nos veíamos ni hablábamos. Le pregunté si tenía tiempo ahora porque tenía que discutir algo con él. Él acepto. Entonces le conté con calma y paciencia lo que había sucedido en ese momento.

“Werner, tenía 10 años cuando llamé a tu puerta. Me abriste la puerta en ese momento y te expliqué que quería visitar a tu hermano Hermann. Me dijiste que tu hermano aún no estaba en casa, pero que podía esperarlo aquí. Luego fuimos juntos a la terraza”.

En ese momento sentí que Werner se ponía muy inquieto. Sin embargo, continué mi historia con delicadeza y atención.

“En tu terraza había un gran montículo de arena. Caminamos hacia allí y luego ambos nos acomodamos allí. De repente, te levantaste y te bajaste los pantalones. Tomaste mi mano y te dejaste caer nuevamente sobre este montículo de arena. Después te masturbaste con mi mano”.

Cuando dije esto, reaccionó con horror y negación. Afirmó que no era cierto. Luego le expliqué que no estaba aquí para acusarlo. Tomé mi mano izquierda y la puse sobre la suya. Le dije que no estaba aquí para acusarlo, yo lo había perdonado. Cuando escuchó eso, inmediatamente comenzó a llorar y juró que nunca había vuelto a hacer eso. Después de eso, me despedí de él y me alejé, libre de cualquier resentimiento.

Hasta el día de hoy, ese resentimiento hacia mi vecino, que llevé dentro de mí durante más de 40 años nunca ha regresado. Este milagro se lo debo únicamente a este maravilloso programa, a mi padrino, a las herramientas y por supuesto, principalmente a mi Poder Superior.

Detlef, Düsseldorf, Germany

Total Views: 70|Daily Views: 1

Share This Story, Choose Your Platform!