Experiencing Growth in Hard Times

Experimentar el crecimiento en tiempos difíciles

Soy miembro de SA y he sido durante algún tiempo soldado de reserva en uno de los muchos países en guerra de este planeta. A menudo me despiertan las alarmas. A veces veo cohetes en el aire. Amigos míos han sido asesinados. Todo es aterrador y extraño, surrealista.

El día que recibí la orden de unirme a mi unidad como soldado de reserva, preparé a mi equipo rápidamente y luego fui a la casa de mi padrino. Me dijo algo que me ha ayudado mucho desde entonces. “Esta es una guerra”, dijo, “nos esperan días difíciles. Y todo, cada sentimiento, cada tipo de experiencia, es algo que hay que afrontar y de lo que hay que aprender”. Me animó a centrarme en lo que me ayudaría a mantener la serenidad. Ambos sabíamos que en el campo de batalla sería difícil para mí mantener mi rutina diaria de acciones de recuperación. Mi padrino sugirió encontrar nuevas formas de practicar los viejos principios del programa: impotencia, conexión con Dios, servicio, etc. Así que la forma del programa puede haber cambiado mucho para mí durante los últimos meses, pero la esencia sigue siendo la misma.

Aquí hay algunas cosas que me han ayudado:

•Servicio. Todo lo que puedo. He aprendido que siempre hay oportunidades: para preguntarle a un amigo cómo está, para preparar la comida para alguien, para contar un chiste, para ofrecerme como voluntario cuando sea necesario.

• Momentos de silencio, oración y escritura. Antes de irse a dormir, mientras se hace guardia, en el camino a algún lugar, hay muchos momentos para ello. La mayoría de las veces estos momentos son muy cortos. Es difícil para mí tener momentos más extensos para mi tiempo con Él, pero ahí es donde estoy ahora y creo que mi Poder Superior me ama con lo que tengo.

• Conexión con la fraternidad. Siempre que puedo, trato de llamar a mis maravillosos compañeros de programa, y en los descansos trato de asistir a las reuniones.

•Aceptación. He descubierto que este es un momento fértil para practicar la aceptación. Permitir cada sentimiento. Aceptar cada experiencia sin juzgar. Como dice el Libro Grande en la página 417: “Nada, absolutamente nada, sucede por error”. Cuando me cuesta creerlo, estoy tratando de llevarlo a Dios. Hoy estoy tratando de reconocer el hecho de que este es un momento difícil y que me tomará tiempo procesar mi corazón y mi mente. Y eso está bien.

• Enfocarme en las cosas que son buenas para mí. Yoga, juegos, buenos libros, amigos.

La literatura de AA dice: “Cuando estalló la II Guerra Mundial, este principio espiritual de dependencia de un Poder Superior tuvo su prueba mayor. Los AA entraron en los servicios y se dispersaron por todo el mundo. ¿Serían capaces de aceptar disciplina, resistir el fuego y soportar la monotonía y la miseria de la guerra? ¿El tipo de dependencia que habían aprendido en AA los ayudaría a salir adelante? Bueno, así fue. Tuvieron incluso menos lapsos alcohólicos y atracones emocionales que los AA seguros en casa. Eran tan capaces de resistencia y valor como cualquier otro soldado. Ya fuera en Alaska o en la cabeza de playa de Salerno, su dependencia de un Poder Superior funcionó. Y lejos de ser una debilidad, esta dependencia era su principal fuente de fortaleza” (12 y 12 36-37).

Esta es también mi realidad hoy. Sorprendentemente, junto con la dificultad y el dolor, estoy experimentando este momento difícil como un momento de crecimiento. Soy tan agraciado, rodeado de tanto amor y cuidado. Me estoy conociendo mejor a mí mismo, el lado oscuro y el lado positivo. Incluso ser soldado es otra oportunidad para estar en servicio. Estoy experimentando la presencia de mi Poder Superior en lugares oscuros, y Él sigue bendiciéndome con el regalo de la recuperación y la sobriedad. Es mucho más de lo que podía imaginar.

Anónimo

Total Views: 89|Daily Views: 1

Share This Story, Choose Your Platform!