his Imprint on SA Will Last Forever

Su huella en SA perdurará para siempre

Dos veteranos que conocieron personalmente a Jess L. comparten en esta entrevista para el Essay, algunas de sus experiencias personales sobre este inspirador miembro.

HARVEY: Jess L. era una figura imponente no solo en altura sino también en personalidad. Lo conocí por primera vez en la conferencia de SA en Warm Beach. Era mi primera conferencia pero no la de Jess. La cabaña en la que nos alojamos tenía cuatro habitaciones. Él y su esposa estaban en una, y yo y mi esposa estábamos en la otra. Ted P. y Terry M. con sus esposas estaban en las otras dos. Todos nos hicimos amigos desde entonces.

DAVE: Me presentaron a Jess a través de una cinta de cassette que un miembro de nuestro grupo había recibido de la Oficina Central de una de las primeras conferencias nacionales. Escuchamos la cinta mientras viajábamos a Cleveland para asistir a una maratón en octubre de 1985. Jess era un orador dotado que inspiraba a estos dos sexolicos en nuestro viaje a Cleveland y nuestra primera experiencia de reunirnos con un grupo fuera del nuestro.

Más tarde lo conocería en una conferencia y finalmente se convertiría en el padrino de mi padrino. Decir que estaba impresionado por él y aterrado al mismo tiempo sería quedarse corto. La comprensión de Jess del concepto de la enfermedad y la pasión que traía a sus charlas fueron tanto esclarecedoras como intimidantes para este sexolico. A medida que lo conocía, me daba cuenta de que su intensidad estaba impulsada por su amor hacia sus compañeros de sufrimiento y su convicción de que todos estamos lidiando con una enfermedad potencialmente fatal.

HARVEY: Afortunadamente, no sabía quién era Jess profesionalmente, de lo contrario, habría estado demasiado intimidado para pedirle que fuera mi padrino. Jess era un autor mundialmente famoso que había escrito una serie de libros, uno de los cuales vendió más de un millón de copias. Lo menciono porque Jess me decía, tal como lo recuerdo: “La humildad es cuando digo que soy un autor famoso. Al recordar y reconocer que Dios me dio este talento, obtengo humildad por un día más”.

Dado que era famoso, daría conferencias por todo el país. En estas diversas ciudades, de alguna manera traería el tema de SA. Ciudades en Oklahoma y Utah comenzaron a tener reuniones de SA después de que él compartiera en sus seminarios de giras de libros. Fue un verdadero Johnny Appleseed para nuestro programa. Jess también trajo sus dones de escritura a la comunidad. Tuvo una gran influencia en muchos de nuestros folletos. Fue nuestro primer miembro en anunciar que estaba libre de lujuria.

DAVE: Sí, él lo era. Recuerdo estar confundido sobre el término lujuria cuando entré en la comunidad en agosto de 1985. Sabía que era adicto y que era totalmente impotente frente a la masturbación compulsiva, pero no entendía el concepto de lujuria y cómo esa era la fuerza impulsora detrás de mi comportamiento.

No recuerdo el evento donde él estaba hablando, pero recuerdo con gran claridad lo que dijo ese día cuando dio su definición de lujuria. Jess dijo: “Para mí, la lujuria es querer algo que Dios no me está dando en un momento dado”. Esa declaración resonó en mí y la he repetido docenas de veces en reuniones y al reflexionar sobre mi propia recuperación. Para mí, la lujuria es rumiar sobre alguien o algo y, si no se entrega, puede tener consecuencias muy graves para mi recuperación.

HARVEY: ¿Recuerdas que Jess también nos contaba muchas historias sobre el Oriente? Una en particular disminuye el concepto del poder de un detonante. Nos contaba sobre un gurú en la India que iba con su estudiante por un camino. De repente, vieron a una hermosa mujer con un vestido suelto. No podía cruzar un gran charco de barro. El gurú la levantó, la llevó a través del charco de barro y luego la dejó en el suelo. Dos millas más adelante el estudiante estaba muy agitado. “Gurú, no entiendo”, exclamó. “No se te permite tocar a una mujer, pero no sólo la tocaste, sino que también la cargaste”. El gurú respondió: “Sí, estudiante, la levanté y luego la dejé en el suelo, pero a tres kilómetros de distancia tú todavía la estás cargando”.

Sin duda fue un gran narrador, lleno de estas valiosas historias. Fue un gran regalo para mí como padrino durante casi nueve años. Fue un regalo aún mayor para nuestra confraternidad. Falleció el 24 de febrero de 2000, pero su huella en SA perdurará para siempre.

DAVE: También podría contar más historias sobre él, pero su definición de lujuria es una que llevaré conmigo y transmitiré a otros mientras continue recorriendo el Camino del Destino Feliz. Que Dios bendiga nuestra maravillosa comunidad de Sexólicos Anónimos.

Harvey A., Florida, USA Dave H., Tennessee, USA

Total Views: 38|Daily Views: 1

Share This Story, Choose Your Platform!