It Keeps Getting Better and Better

Sigue mejorando

Mi nombre es David, soy un sexólico. Y por la gracia de mi Poder Superior, mi fecha de sobriedad es el 2 de agosto de 1988, por lo que nunca podré estar lo suficientemente agradecido. Ese crédito es para mí Poder Superior, eso es seguro. Estaba sentado cenando y calculaba que habían pasado treinta y un años, cinco meses y ocho días. Y cada uno de ellos, a su manera, ha sido un milagro. Y eso es un poco de lo que me gustaría compartir esta noche. Después de mi primer año de sobriedad, me dijeron que seguiría mejorando. Y esa ha sido la simple descripción de mi experiencia en Sexólicos Anónimos, sigue mejorando.

Para mi charla utilizaré “¿Qué son los sexolicos y qué es la sobriedad sexual?” como un marco aproximado y recorrerlo. En mi primera reunión utilizamos esas lecturas. Y comienza: “Sólo podemos hablar por nosotros mismos”. Como ya han compartido otros oradores y como lo describe elocuentemente una persona, si Alcohólicos Anónimos es la última casa en la cuadra para aquellos que lo necesitan; Sexólicos Anónimos es la letrina detrás de la última casa de la cuadra. Por cierto, uno de mis momentos de vergüenza en este programa es cuando mi padrino dijo: “David, él dijo: ‘Impulsado por cien formas de temor, autoengaño egoísta y autocompasión’. cien formas de miedo”. Y sólo se me ocurrieron setenta y dos. Todavía llevo esa carga hasta el día de hoy.

Gran parte de lo que respondemos a nosotros mismos y en los demás en nuestras reuniones, en nuestra literatura, en reuniones como ésta, está más allá de la comprensión de gran parte de nuestra sociedad. Sigue cambiando. Sin embargo, soy muy consciente de que a menudo todavía hay mucha soledad en la sociedad. Es muy importante estar juntos y, de hecho, somos los únicos que podemos hablar por nosotros mismos. Una de las cosas que nos da poder para continuar con lo que hacemos a diario es lo que nos entregó Alcohólicos Anónimos. Porque cuando eso empezó en 1935, la situación era más o menos la misma. Los alcohólicos eran simplemente una causa perdida. No había esperanza. No iban a mejorar. Los alcohólicos podían ser institucionalizados, marginados o tolerados de algún otro modo y mantenidos en cierto modo aislados, pero no había esperanza. Y de repente, a partir del 10 de junio de 1935, hubo esperanza. Por cierto, esa es la fecha del último trago del Dr. Bob, su primer día de sobriedad.

Y es muy similar para nosotros. En el Libro Blanco, Roy habla sobre el número de la revista Time que se publicó en 1974. Así que siempre nos han necesitado y ha habido personas a nuestro alrededor que sabían que posiblemente había alguna ayuda disponible a través de la recuperación de los Doce Pasos. Sin embargo, “sólo podemos hablar por nosotros mismos. La naturaleza especializada de Sexólicos Anónimos se puede entender mejor en términos de lo que llamamos sexólico”.

Uno de mis recuerdos más espectaculares de Nashville fue un domingo por la noche en que Harvey habló de lo triste que estaba porque su padrino estaba a punto de morir. Su padrino miró a Harvey y dijo: “Harvey, tercer paso, déjalo ir”, extendiendo las manos, los dedos abiertos y las palmas hacia arriba. Y lo hicimos aquí en Nashville y lo hacemos de nuevo, por supuesto, déjalo ir. Entonces mi esposa y yo estábamos detrás de un auto en la autopista esa noche y de repente por la ventana derecha salió la misma señal, y por la ventana izquierda, la ventana del conductor salió la misma señal. Y nos reímos todo el camino de regreso a Nashville. Y, sin embargo, esta noche les transmito la historia de un hombre que murió hace casi 32 años y cuyo mensaje se está llevando a cabo. Y ese es el mensaje que llevamos cada vez que tenemos una reunión, cada vez que levantamos o contestamos el teléfono, cada vez que leemos la literatura del programa, cada vez que nos tomamos de la mano; sea lo que sea, lo más misericordioso para mí es lo cercana que es nuestra confraternidad, al menos según mi experiencia, a Alcohólicos Anónimos.

Pero, de hecho, si algo no funciona, tengo ochocientas reuniones de AA por semana entre las que puedo elegir. Es prácticamente lo mismo, las lecturas son muy similares, la apertura del Capítulo Cinco y todo eso. De modo que el nombre “sexólico” nos vincula a esta inmensa reserva de éxito espiritual y esperanza [ya establecida] para el alcohólico en recuperación. Nosotros [SA] somos muy especializados.

Te conozco porque estoy mentalmente enfermo y tú estás mentalmente enfermo. Eso es lo que tenemos en común. ¿Pedí esta enfermedad mental? No. ¿Me inscribí? No. ¿Lo tengo? Sí. Nadie se registra para ser diabético. Nadie quiere que su páncreas deje de funcionar, que sea resistente a la insulina y todo lo que eso conlleva. Solo pasa. Y una vez que sucede, ¿sabes qué? O lo aceptamos y vivimos nuestras vidas en consecuencia, o no lo hacemos. Ésa es “la naturaleza especializada de Sexólicos Anónimos”.

“Los sexólicos se han situado ellos mismos fuera del contexto de lo que llamamos lo bueno y lo malo”. Puedo recordar lo solo que me sentía cuando tenía seis años. Al final de la primera reunión a la que asistí, decían: “Estábamos haciendo la conexión verdadera. Estábamos en casa”, y comencé a llorar. En ese momento yo tenía cuarenta y dos años y tenía mucho, mucho tiempo buscando un hogar. Simplemente no encajaba. Y como cualquier buen adicto, mi enfermedad era crónica y progresiva.

En una reunión, un compañero compartió que debía tener sus formatos de pedido perfectos y que tenía que revisar 20 formatos para obtener uno perfecto, solo para realizar el pedido. Esto fue antes de las computadoras. Y yo estaba pensando: Oh, bueno, no soy ese tipo de perfeccionista. Y luego me di cuenta de que no soy perfeccionista en nada. Usted piensa que puede hacer todo perfectamente. Y eso es lo que estaba pasando por dentro. Iba a tener este mundo perfecto. Yo era un rey muy benévolo que pensaba que el sexo era realmente importante. Y fue simplemente ese aislamiento, “salirse del contexto de lo que llamamos lo bueno y lo malo”.

Y no sabía que era una cuestión de bien o mal. Pensé que era justo lo que debía tener. Y la historia de Roy en el Libro Blanco donde habla de aprender a guardar un secreto cuando quería…. Creo que se estaba chupando el dedo, ¿verdad? Si mal no recuerdo, tenía todos estos secretos que guardar. Mis secretos comenzaron cuando tenía cuatro años. Mi enfermedad, puedo rastrear mi enfermedad desde los cuatro años en adelante, me quitaba la ropa en público y fantaseaba compulsivamente con cosas en su mayoría de cuentos de hadas. Pero no pude parar. Simplemente se apoderó de toda mi vida. Y luego fui castigado, supongo, más precisamente por voyeurismo de niñas en el patio de recreo, paradas debajo del tobogán cuando tenía cinco años, fui atrapado, detenido, desnudo con otros niños intentando actuar sexualmente. No sabíamos qué diablos estábamos haciendo cuando yo tenía Siete. Cuando tenía diez años descubrí la masturbación. Mi primera compañera de fantasía para masturbarme fue mi madre. Y pensé que eso no estaba bien. Así que se lo cambié a una mujer mayor de al lado.

Pero lo que no cambió fueron las fantasías y la masturbación compulsiva, que, una vez que comencé, nunca pararon hasta que llegué a esta fraternidad. Sin embargo, pensé que había un problema, porque cuando tenía trece años recuerdo una pregunta en una clase de educación sexual: “¿Cuánta masturbación es demasiada?”. Y la respuesta de la maestra fue que, si te estás lastimando, probablemente sea demasiado. Y, de hecho, me lastimé a lo largo de los años haciendo cosas, pero nunca me pareció demasiado. Pero a los trece años supe que algo andaba realmente mal. Sexo con animales, travestismo, uso de pornografía en todas sus formas, fantasías, voyeurismo, sadomasoquismo, múltiples aventuras adúlteras. Fui bastante minucioso.

Después de mi primera reunión, pasé por mi oficina donde tenía escondida una colección de pornografía. Lo agarré todo y lo tiré. Y luego, en ese momento, una mujer habló de que “usaba” ropa. Y recuerdo el impacto que tuvo en mí, e inmediatamente supe exactamente cuál era mi uso de ropa. Así que me fui a casa y tiré la ropa que usaba. Y realmente no importa cuáles sean, lo que importa es el impacto que tuvieron en mí. Y si iba a ser honesto acerca de eso y sacarlos de mi vida, eso es lo que tenía que hacer.

“Él o ella fuera del contexto…” Recuerdo estar sentado detrás de Jean P. en una reunión. Tenía la versión grande del Libro Blanco de 8,5” x 11” que existía en ese momento. Se tacharon líneas y se escribieron otras cosas, incluida la palabra “ella misma”. Fue entonces cuando se presentó por primera vez aquí en Nashville en 1990 ¿“Qué son los sexólicos y qué es la sobriedad sexual?” y se abrió a las mujeres en términos de pronombres. Finalmente nos estábamos poniendo al día con nuestra escritura y ha sido genial. Ha sido exactamente lo que necesito.

“Él o ella habían perdido el control, ya no tienen el poder de elegir y ya no pueden detenerse. La lujuria se había convertido en una adicción”. Había estado lo suficiente en la periferia de Alcohólicos Anónimos como para saber que, para un alcohólico, el alcohol no es el problema. Si el problema es el alcohol, simplemente no bebas, entonces no tendrás más problemas. El problema para el alcohólico es el “-YEM” – Yo, ego y mi, – y el egocentrismo y los defectos de carácter que alimentan este uso compulsivo del alcohol, o en nuestro caso, la lujuria. Aunque no soy alcohólico, había estado lo suficiente allí como para saber lo poderoso que era AA. Y cuando entré a esa primera reunión de SA, la gente hablaba de emborracharse de lujuria. Me identifiqué el primer día. Sabía que con el tiempo me emborrachaba con la masturbación. También aprendí a emborracharme de fantasías, emborracharme de lo que sea.

Definitivamente había “perdido el control, ya no tenía el poder de elegir y no era libre de detenerme”. Estaba conduciendo desde Vanderbilt hacia Hillsborough Road, llegué a un semáforo y había un automóvil detenido frente a mí en el semáforo en rojo. En el coche había una mujer. Nunca vi nada más que ella sentada, así que solo era su cabeza sobre el asiento y su cabello me excitó totalmente. Ese era mi tercer o cuarto día de sobriedad. Me tomó totalmente por sorpresa porque hasta ese momento no tenía idea de cuán constantemente estaba deseando. Y siempre me he descrito como el tipo de adicto al sexo que, como un alcohólico, nunca deja que el vaso se seque.

Algunas personas son borrachos. Entiendo que simplemente no soy uno de ellos. Nunca dejo que la botella de la lujuria se seque. Ese defecto de carácter no ha desaparecido. Como todos mis defectos de carácter, no van a ninguna parte. Es como mi color de ojos. Lo que ha cambiado es que ya no dirigen mi vida. Y ese es un gran cambio por lo cual nunca estoy lo suficientemente agradecido.

“Nuestras situaciones es como la del alcohólico que ya no puede tolerar el alcohol y deben dejar de beber por completo, pero su relación de dependencia es tan grande que no pueden lograrlo”. Tenía personas con las que trabajaba que me rogaban que dejara de salir a los almuerzos, de tener conversaciones especiales, de cerrar la puerta de mi oficina para tener consultas sobre cualquier cosa. Y ciertamente mis esposas (estoy en mi segundo matrimonio durante 43 años y el primer matrimonio duró ocho años) querían que dejara de hacerlo. Para Jane, mi actual esposa, ésta no era su idea de diversión. Estuve sobrio durante unas dos semanas. Estábamos separados dentro de la casa y hablábamos por la noche. Yo me sentaba en lo alto de las escaleras y ella vivía abajo.

Y una noche ella dijo: “Eres muy diferente de mi primer marido, Jack”. Y repasó todas las formas en que yo era diferente de Jack. Y luego dijo: “Y tienes una cosa que es igual. Ambos son adictos al sexo. Y sucedieron dos cosas. En primer lugar, fue un recordatorio de que no fue simplemente un accidente que ella y yo estuviéramos juntos. Y, en segundo lugar, esa fue la noche en que supo que necesitaba S-Anon y continuó adelante.

Y como ya he dicho, me identificaba con emborracharme de lujuria. Quería parar. Recuerdo que cuando tenía veintiún años, estaba en un grupo de encuentro y le dije a una mujer del grupo: “Bueno, no me atraes sexualmente”. Pensé que acababa de decir una de las cosas más importantes que el mundo podría haber escuchado jamás. De lo que no me di cuenta hasta mucho después, después de entrar en este programa, es que creo que ella fue la única a quien le dije eso. Había otros ciento y pico millones de mujeres en este país y más en otros países. Yo era notablemente igualitario en cuanto a la lujuria. Por lo tanto, definitivamente me identifiqué con esa línea de “¿Qué son los sexólicos?” que dice “…dependencia es tan grande que no pueden parar”. Ese era yo.

“Por lo tanto, para los sexólicos” significa que este es sólo un programa para los sexólicos. No afirmamos que sea para nadie más. “…cualquier forma de sexo con uno mismo o con otras parejas que no sean el cónyuge es progresivamente adictiva y destructiva”. Me identifiqué inmediatamente porque sabía que me emborrachaba de masturbación, me emborrachaba de fantasías, me emborrachaba de lujuria. Sentirse atraído sexualmente por alguien que no es su cónyuge, “en el crisol de nuestras experiencias”, es progresivamente adictivo y destructivo. Eso es todo. No somos negativos al respecto. Simplemente decimos que nos destruirá. Aproximadamente dos años antes de unirme en 1988, por alguna razón hice una lista de mujeres con las que había tenido aventuras. Recuerdo que me sorprendió, en primer lugar, la longitud de la lista y, en segundo lugar, porque el problema ocurría con más frecuencia: había períodos de tiempo más cortos entre nuevas aventuras. Hasta que escribí la lista no tenía idea de cómo la lujuria era progresivamente adictiva y destructiva.

“Somos conscientes que la lujuria es la fuerza impulsora de nuestros comportamientos sexuales, y la verdadera sobriedad incluye la victoria progresiva sobre la misma”. Soy un tipo razonablemente inteligente y razonablemente con buen lenguaje y habla, así que sabía que la gente había estado teniendo problemas con sus conductas sexuales desde tiempos inmemoriales. También sabía que lo había intentado todo. Resultó que eso era un regalo. No me di cuenta. Había intentado todo lo que sabía para dejar de fumar y no pude hacerlo, y me dijeron que no estaba loco. Como solía decir Jess, mi padrino, “El problema no era el comportamiento sexual, David. Era la lujuria en tu cabeza. Ese es el problema.” Y eso no sólo me pareció cierto, sino que también me dio un contexto porque, como dije, comenzó a los cuatro años. De vez en cuando me encuentro con niños de 10 o 12 años, los miro y pienso: “Vaya, a tu edad estuve en problemas durante seis años” o “Estuve en problemas durante ocho años”.

“Estas conclusiones nos fueron impuestas en el crisol de nuestras experiencias en recuperación. No tenemos otras opciones, pero hemos descubierto que la aceptación de estos hechos es la clave para una libertad feliz y gozosa que de otro modo nunca podríamos conocer”. No creí esa basura durante mucho tiempo. Me sentí miserable. No quería perder otro matrimonio. No quería perder otro par de niños. No quería perder mi trabajo ni mi ocupación. Probablemente habría perdido ambos. Estaba aterrorizado y con mucho dolor. Tenía muchas ganas de parar, pero no pude.

Y lo que me trajo inmediatamente a este programa fue que mi esposa tuvo un colapso mental, un ataque de nervios, frente a mí; fue espantoso. No quería ser ese tipo que tuviera ese impacto en la esposa que amaba. Y al día siguiente fuimos a ver a una consejera y ella me escuchó describir que aparentemente solo necesitaba estar involucrado con más de una mujer a la vez. Y ella dijo: “Bueno, eres un sexólico”. Y fue como decir: “Bueno, te gustan las galletas saladas”. Y fui a mi primera reunión esa noche y como dije, he estado asistiendo desde entonces. Y resulta que esa libertad feliz y gozosa… todo este programa trata sobre la libertad. Si acepto el hecho de que soy un sexólico, que realmente necesita nuestra definición de sobriedad, lo que se me ofrece es libertad. No tuve libertad. Sabía que no tenía libertad y me ofrecieron esta libertad si la quería, si estaba dispuesto a hacer las cosas que fuera necesario.

Esto debiera desanimar a muchos de los que nos visitan que admiten ser víctimas de la obsesión y compulsión sexual, pero que lo que en el fondo quieren es controlarla y disfrutarla,” . Harvey podía recitar los nombres y recuerdos de todas las personas que iban y venían. Y una vez lo llamé y le dije: “Harvey, los músicos no pueden estar sobrios”. Y él dijo: “David, la mayoría de la gente no puede llegar a estar sobria. Resulta que hoy en día te centras en los músicos”. Estaba hablando de un chico al que apadriné y desde ese momento estoy sentado en una reunión y hay un grupo de personas, todos allí son un milagro porque la gran mayoría de las personas no quieren lo que tenemos y no están dispuestos a hacer todo lo posible para conseguirlo. Caminamos –en realidad, normalmente nos sentamos– como milagros.

“Hasta que llegamos al punto de la desesperación, hasta que realmente quisimos parar, pero no pudimos, no nos entregamos a este programa de recuperación”. Y eso es con lo que trato de reconectarme todo el tiempo. Quiero recordar ese punto de desesperación. Tenía muchas ganas de parar, pero no pude. Y estaba dispuesto a entregarme a este programa, Sexólicos Anónimos. Y recuerdo esta línea, la uso con frecuencia y recuerdo con frecuencia “Sexólicos Anónimos es para aquellos que saben que no tienen otra opción que parar y es su propio interés el que debe convencerles de ello”.

Entonces comienza con “Sólo podemos hablar por nosotros mismos” y termina con “nuestro propio interés el que debe convencerles de ello”, no tengo otra opción que parar. Y eso es un compromiso. No tengo que hacerlo. Elijo renovarlo todos los días. Hay un tipo que simplemente se horroriza cuando alguien me llama y me dice que estaba tan sobrio, que había estado trabajando en un buen programa y que simplemente había consumido. Los escucho y digo: “Mejor tú que yo”. Y él simplemente piensa que eso es terrible. Creo que es mi interés personal el que intentaré quedarme y seguir regresando.

La última línea del 12&12 dice que, en este programa, la humildad basada en el anonimato es la mejor salvaguardia que SA pueda tener. Humildad y anonimato. Anonimato en términos de secreto de nuestra identidad si alguien lo necesita. Y también el anonimato en cuanto a entrar como iguales. Todos somos iguales en este programa. Todos llegamos con un problema común y, afortunadamente, tenemos una solución común. La oración del Séptimo Paso: “Creador mío, estoy dispuesto a que tomes todo lo que soy, bueno y malo. Te pido que elimines de mí cada uno de mis defectos de carácter que me obstaculizan en el mi camino para serte útil…”—Dios, odio esa frase; Él va a dejar algunos defectos allí—“…a ti y a mis compañeros. Dame la fortaleza para que al salir de aquí cumpla con tu voluntad. Amén” (AA 76, SA 116).

A lo largo de los años he descubierto que la gratitud (decir “Gracias, Dios” es la forma en que suelo hacerlo) es el mejor solvente para el resentimiento. Yo “tengo resentimientos” como cualquiera. No funcionan mejor para mí que para ti. Y la gratitud es el disolvente que actúa más rápido. He probado todo tipo de disolventes; uno es trabajo de pasos y todo eso. Todo está bien. La gratitud funciona mejor. Y el sábado pasado por la noche, uno de los participantes en la reunión dijo: “Nunca he conocido a una persona miserable y agradecida”. Y me encanta esa línea. No soy capaz, si estoy agradecido, de ser una persona miserable y agradecida.

Al hacer las paces y cambiar lo que necesito cambiar para que David se mantenga sobrio un día más, he descubierto que hay dos constantes que me mantendrán agitado y alimentarán los resentimientos, especialmente si falta la gratitud. Una de las constantes es aferrarse a algo que ya no sucede. De hecho, se lo digo a la gente porque es verdad. Ese es el significado literal de la palabra resentimiento. “Re-” significa “otra vez”; “sentir” es “sentir” [en latín]. El resentimiento es tener un sentimiento fuerte sobre algo. Puede que sea negativo, puede que sea positivo, ¡pero en realidad no está sucediendo! Ahora bien, si algo no sucede realmente, lo llamamos fantasía. ¿Y sabes qué? Las fantasías no me son particularmente útiles. No creo que sean útiles para ninguno de nosotros. Entonces, cuando me involucro en resentimiento, me involucro en ese sentimiento fuerte sobre algo que no está sucediendo. Es una fantasía y tengo las herramientas para abandonarla. Sólo necesito usarlos.

La otra constante en mi experiencia en términos de cambiar las cosas (la encontré por primera vez cuando hice las paces en la tumba de mi padre) es esperar que alguien sea diferente de lo que realmente es. Eso es lo que hago con las fantasías, ¿no? Creo este mundo mágico en el que David hace que la gente haga cosas, como se describe en el Libro Grande; La gente hace las cosas que yo quiero que hagan, como yo quiero que las hagan y todo eso, en lugar de aceptar cómo son las personas en realidad. Estas personas pueden ser terribles, pueden ser maravillosas, pueden ser simplemente promedio; así es como son en realidad.

Y fue en este mismo edificio hace treinta años donde Robin M. dijo: “Las expectativas son resentimientos premeditados”. Ésa es una puerta a la libertad. Puedo tener expectativas si quiero. Si quiero esperar que las personas sean diferentes de como son, puedo hacerlo. Y es un resentimiento premeditado… ¿de quién es la culpa? ¡Mío! No depende de nadie más. Harvey me mintió una vez. Lo he perdonado hace mucho tiempo. Él dijo: “David, si empiezas a pensar en algo, será negativo en dos minutos”. Nunca ha tardado más de un minuto como máximo.

Finalmente me di cuenta de que estaba obsesionado. Obsesionarse es pensar en algo más de una vez, a menos que haya habido un cambio de hecho o circunstancia. Y se me ocurrió la Ley de David. Y la única razón por la que lo llamo ley es porque he estado tratando de encontrar una excepción durante treinta y un años, cinco meses y ocho días. La ley es que sólo me obsesiono con cosas sobre las que no puedo hacer nada. Nunca me he obsesionado con algo sobre lo que realmente puedo hacer algo.

Este programa tiene tantas formas de humillación y así es como aprendo. Uno de ellos ha sido tan importante que quiero compartirlo esta noche. No mucho después de llegar al programa aquí en Nashville, me enamoré totalmente de la oración del Tercer Paso. Y realmente me apoyaba. Lo hice muy a menudo. Me despertaba orándola por la noche y todavía lo hago. Y quería que las personas que apadrinaba hicieran la oración del Tercer Paso y la memorizaran. Y una noche estábamos parados en círculo. Y estábamos haciendo la oración del Tercer Paso. Y oh, fue tan maravilloso, finalmente estaban haciendo lo que yo quería que hicieran y oh, soy tan importante. Y así íbamos haciéndolo, “Elimina mis dificultades y que la victoria sobre ellas sea el testimonio para aquellos a quien yo ayude…” y el grupo decía “…de Tu poder, Tu amor y de la manera que Tú quieres que vivamos” que es como está escrito. Y David dijo “…de Tu amor, Tu poder y de Tu forma de vida”. Me había equivocado y ni siquiera lo sabía. Y además de eso, supe tan pronto como dije por qué lo había memorizado mal: había querido estar seguro del amor antes de acercarme a ese poder.

Dos cosas han surgido de esa experiencia: Primero, realmente es Tu poder, Tu amor y Tu forma de vida. Y así es como funciona. La gente me ha preguntado: “¿Cómo puedo tener una mejor relación con mi Poder Superior?” Tenemos que aceptar el poder. Como dijo Harvey al principio: “David, lo único que debes saber acerca de tu Poder Superior es que no eres tú”. Y empiezo por ahí todas las mañanas. Y la segunda cosa es que no cambio las palabras en las oraciones. Sé que gran parte del lenguaje es arcaico. Sé que Roy lo reescribió en el Libro Blanco. Simplemente, no puedo hacerlo. No porque esté bien o mal, es porque no puedo parar y ni siquiera sabré que lo he hecho. Así que lo comparto contigo.

Hay algunas cosas que me alegran mucho y que sucedieron aquí en Nashville. Sólo quiero mencionarlos brevemente. Una es que yo estaba en el comité de supervisión y el comité decidió trasladar la oficina central aquí fuera del sur de California. Habíamos tenido el terremoto de Northridge y la oficina resultó dañada y era hora de mudarnos. Y Roy había entregado la fraternidad a este pequeño comité, el Comité de Supervisión de la Oficina Central. Y nos movimos aquí. Recuerdo haber conseguido el espacio en el Mundo del Camino de Murphy, haberlo compartido con S-Anon y, por supuesto, el resto es historia. Kay vino en agosto de ese año, después de que mudamos la oficina, y Roy e Iris se quedaron en mi casa mientras buscábamos al primer administrador. Eso fue un verdadero placer.

Otra cosa sobre 1994 o 95, estaba aprendiendo sobre computadoras y correo electrónico. Y por capricho miré hacia arriba para ver si “sa.org” estaba disponible. Y así fue. No tenía idea de qué hacer con eso. Entonces llamé a Deacon y le pedí que tomara este nombre. Entonces lo tomó. Y sa.org ha sido el nombre de nuestro sitio web desde entonces. Y por cierto, no quiero que vayas, pero hay otros sitios a los que no quieres ir, y me lo estás escuchando, no vayas allí. Así que no lo comprobé, pero otros me lo dijeron y resultó ser cierto.

Lo último que me alegra mucho es que hace veinte años me permitieron editar la revista Essay durante varios años. Y luego he vuelto a ser editor durante los últimos cuatro años. Esta es la edición de diciembre, “Milagros en la recuperación”. Y es un gran placer trabajar en ello. También es mucho trabajo y vale la pena hacerlo. Y siguen apareciendo cosas nuevas. Justo hoy alguien preguntó sobre el pago del envío del ensayo al extranjero. Y ni siquiera pensé en eso. Estoy seguro de que muchas otras personas lo han hecho, así que veremos si podemos hacerlo en los próximos meses. Creo que se necesita algo de ingeniería, pero no es imposible. Y por eso siempre suceden cosas. Y el modelo que espero para esto es siempre el Grapevine, la publicación de AA. Y hasta cierto punto lo imitamos. Tenemos un camino por recorrer. Pero es un día a la vez. En agosto celebramos los cuarenta años de Sexólicos Anónimos. Y copias de ese número de cuarenta años, que contiene mucho de nuestro material histórico, están disponibles en la mesa de literatura.

Entonces, lo último que quería compartir es que he estado lidiando con un cáncer bastante importante en el hígado desde mayo pasado. Y hace unos días – estaba leyendo 12&12 con un compañero – y esta fue la lectura hace unos días. “Hemos visto a A.A. sufrir enfermedades persistentes y mortales sin apenas quejarse y, a menudo, con buen humor” (12&12 114). Y sigo diciendo que gran parte de la lucha contra el cáncer es como este programa. Es muy parecido. Y con esto voy a mi último tema y termino.

Como la mayoría de las personas, hemos descubierto que podemos afrontar nuestros grandes problemas tal como aparecen. Pero también, como otros, a menudo descubrimos un desafío mayor en los problemas menores y más continuos de la vida. Nuestra respuesta está en un desarrollo espiritual aún mayor. Sólo de esta manera podremos mejorar nuestras posibilidades de vivir una vida realmente feliz y útil. Y a medida que crecemos espiritualmente, descubrimos que nuestras viejas actitudes hacia nuestros instintos necesitan someterse a revisiones drásticas. Nuestros deseos de seguridad emocional y riqueza, de prestigio y poder personal, de romance y de satisfacciones familiares, todos ellos deben ser atemperados y redirigidos. Hemos aprendido que la satisfacción de los instintos no puede ser el único fin y objetivo de nuestras vidas. Si anteponemos los instintos, tenemos el carro delante del caballo; seremos arrastrados hacia atrás, hacia la desilusión. Pero cuando estamos dispuestos a dar prioridad al crecimiento espiritual, entonces y sólo entonces tenemos una oportunidad real. (12 y 12 114)

Y eso es a lo que me aferro y lo que les dejaré esta noche: sólo con crecimiento espiritual podemos tener la libertad que encontramos aquí, la libertad de la recuperación. Sólo con crecimiento espiritual podremos tener esa libertad todos los días. Y sólo con crecimiento espiritual podemos tener el deseo de conservar esa libertad, que obtenemos al transmitirla en cada oportunidad. Y por eso nunca podré estar lo suficientemente agradecido. Sean bendecidos. Gracias.

David M., Oregón, EE. UU. 1945 - 2023

Total Views: 118|Daily Views: 1

Share This Story, Choose Your Platform!