My Life - A Narrow Escape From Death

Mi vida: un estrecho escape de la muerte

Mi nombre es Yoshi. Tengo el deseo de dejar de sentir lujuria y llegar a estar sexualmente sobrio. Mi fecha de sobriedad es el 29 de julio de 1994. Ahora tengo 77 años y he tenido muchos “salvavidas” en mi vida. Nací en animación suspendida, me caí del segundo piso de un edificio cuando era un bebé, fui hospitalizado con una epidemia legal llamada disentería infantil y sufrí una laceración en la cabeza al caer de un balancín con estructura de acero colgado a un árbol. A menudo sufrí matoneo.

Mi primer comportamiento sexualmente problemático fue tener sexo conmigo mismo. Comenzó tan pronto como entré a la escuela secundaria y continuó durante mucho tiempo porque era el mejor anestésico que conocía. Mi padre era un hombre muy estricto que habitualmente acumulaba mucha ira. Siempre temí cuándo explotaría. Mi madre era una persona muy ansiosa, y cada vez que surgía una pequeña ansiedad, se multiplicaba y giraba a mi alrededor. Para sobrevivir a este ambiente familiar de alto estrés, “necesitaba” tener sexo conmigo mismo.

Cuando tenía 18 años, apliqué a cinco universidades y reprobé en todas. Cuando me enteré, fui a un cine porno. El contenido era emocionante, pero no inspirador. Al año siguiente, apliqué a cinco universidades más y reprobé todas. Y fui a un cine porno de nuevo. Mientras me sentía devastado, recibí un aviso de una de las universidades de que había sido aceptado como candidato sustituto. Fue un salvavidas.

Después de graduarme de la universidad, superé la oposición de mi padre y me convertí en trabajador social. Trabajé durante 27 años en instituciones públicas como hospitales psiquiátricos, centros asistenciales de salud mental, centros de consulta infantil y centros de salud pública. Durante ese tiempo, tuve una aventura. Cuando tenía 40 años, fui a las reuniones de AA durante 3 años debido a la naturaleza de mi trabajo, otro “salvavidas” porque, como EMT (Técnico en Emergencias Médicas) necesitaba tener la cabeza clara: el adicto que piensa que es un EMT de repente se convierte en un asesino a sueldo. No soy alcohólico, pero tuve la suerte de estar en un programa de recuperación cuando me di cuenta de que era un adicto al sexo.

Cuando asistí a una reunión de AA, recibí un mensaje de uno de los miembros de SA. Me invitó a una reunión de SA en una iglesia en Tokio. Al principio pensé: “No quiero participar en SA”, pero no pude negarme y comencé a asistir al grupo de habla inglesa todos los sábados. Fue doloroso leer el Libro Blanco y escuchar a estos extraños, hablando en inglés, hablando de mis problemas más cercanos y secretos. Uno de ellos, uno de mis futuros compañeros, sugirió que comenzáramos un grupo de idioma japonés.

Hay varios artículos en el Libro Blanco que están en los libros japoneses de AA. Los recogí, hice un manual y fui a buscar compañeros japoneses de SA. Así nació el grupo SA Tokio, el 5 de marzo de 1994. Tenía 48 años. Mi relación adúltera terminó cuatro meses después de ir a AA, pero continué teniendo sexo conmigo mismo.
Inicialmente pensé que la definición de sobriedad de SA era demasiado estricta, pero luego llegué a comprender. Fui a terapia a la edad de 51 años, y el pico fue el día, 3,5 años después de recibir terapia, que descubrí que era incapaz de pedir ayuda. Yo había estado en las profesiones de ayuda durante años en esta etapa.

Todos los meses desde 2015, mis compañeros de SA y yo hemos estado llevando el mensaje a una prisión juvenil. Son 90 minutos intensos en los que compartimos nuestra experiencia, fortaleza y esperanza con agresores sexuales y también con adictos al sexo. En septiembre de 2023, publiqué mi propia historia, “El origen de la ayuda: la trayectoria de un trabajador social”. Había contraído COVID-19 dos meses antes de esto y estuve hospitalizado en aislamiento durante 10 días. Me preocupaba que no pudiera enviar un manuscrito corregido, pero justo después de salir del hospital, pude enviarlo. Este fue un logro tan gratificante. Cuando las cosas me salen mejor, es cuando alineo mi voluntad con la voluntad de mi Poder Superior.

Otra ambición mía es convertirme en un 4°dan en judo, lo cual comencé a la edad de 63 años. Si se cumple la voluntad del Poder superior, es posible que yo también pueda lograrlo, inspirado en las famosas palabras de Jigoro Kano, el fundador de Kodokan Judo: “Seiryoku Zenyo Jita Kyouei” (=Máxima eficiencia, Bienestar y beneficio mutuo). Mirando hacia atrás, mi vida fue una vida de “uso indebido y destrucción vigorosa de mí mismo y de los demás”, pero hoy puedo donar dos libros, “El origen de la ayuda” y “Codependencia”, a bibliotecas públicas de todo Japón, en línea con mis enseñanzas del maestro.

En algún momento de mi juventud, aprendí a sobrellevar los reveses recurriendo a la ira y la autocompasión, mordiéndome las heridas en soledad. Siempre estaba buscando a Alguien, una “Madonna”, para curarme. A veces, la Madonna era sexo consigo mismo; a veces era una pareja adúltera. El sexo siempre estuvo en espera como solución.

Nunca consideré que el problema era mi lado de la calle, mi constante búsqueda de la aprobación de mi padre y el cariño de mi madre. Siempre estaba buscando un bálsamo para mi baja autoestima. Yo solía atesorar cualquier poco éxito que tenía, reflexionando sobre ello una y otra vez, esperando que aumentara mi confianza en mí mismo, calmando mi dolorida falta de autoestima, preocuparme todo el tiempo sobre lo que los demás pensaban de mí. Pero, por la Gracia de mi Poder Superior, es diferente hoy; No necesito la estimación de los demás para disfrutar de una autoestima sana.

Siento tal sentido de gratitud hoy por haber sido salvado de la muerte en vida de esta adicción. He aprendido en el camino muchas lecciones útiles sobre la vida y sobre mí mismo y estoy agradecido de poder transmitirlos. Cuando descubrí que era un adicto al sexo, pensé que tenía el peor tipo de adicción. Pero ahora estoy muy contento de tener esta enfermedad porque es una enfermedad que no puede ser curada y, por lo tanto, necesito aferrarme a una forma de vida que funcione -si la trabajo; una forma de vida que asegura la felicidad, la alegría y la libertad.

Hay muchas cosas que todavía me gustaría hacer en la vida, a pesar de mi buena edad, y la mayor de ellas es el deseo de seguir llevando el mensaje de recuperación a los compañeros de sufrimiento.

Con gratitud por las bendiciones de mi Poder Superior.

Yoshi, Saitama, Japón

Total Views: 98|Daily Views: 1

Share This Story, Choose Your Platform!