Prison Work in Slovakia

Trabajo en Prisión en Eslovaquia

El Programa de Sexolicos anónimos todavía no está disponible en la mayoría de las prisiones alrededor del mundo y en Europa. Mi adicción me convirtió en prisionero de la lujuria. Fue horrible y pensaba que había tirado mi vida a la basura en la búsqueda de la lujuria. No puedo imaginar lo difícil que debe ser, estar preso de la lujuria y ser un prisionero real al mismo tiempo.

Hace dos años, un miembro extranjero con una larga sobriedad vino a Eslovaquia con un gran mensaje. Decía que el trabajo en prisión es realmente importante, las personas en las prisiones están perdidas y no tienen el programa SA. Imagina que eres adicto al sexo, no conoces el programa de SA y has estado encarcelado durante muchos años. ¡Qué estado tan desesperanzador! Desde entonces, comenzamos a poner un mayor énfasis en el trabajo en prisión de SA en Eslovaquia. Organizamos una reunión con el obispo que era el jefe de los capellanes de prisión en nuestro país y él estuvo abierto al programa SA. Fue muy importante para nosotros orar por este servicio y también visitamos un lugar muy espiritual para orar juntos por los reclusos desesperados. Creo que sin todo el valor que nuestro Poder Superior nos dio, el fuerte apoyo de otros miembros y de nuestros padrinos, no podríamos ayudar a nadie.

El siguiente paso fue que comenzamos a trabajar en la traducción de folletos de prisión y nos llevó casi un año hasta que se terminó con el diseño gráfico y finalmente se imprimió. Luego, un miembro sugirió que deberíamos organizar una reunión abierta en alguna prisión. Otro miembro dijo que conocía a un compañero de AA que viene regularmente a la prisión para hablarles a los reclusos sobre el programa de AA. Él acordó preguntarle a este compañero de AA qué era necesario para ir a la prisión.

Fue asombroso cómo las cosas funcionaron. El miembro de AA sugirió que contactáramos directamente a un psicólogo en una prisión a la que asistía regularmente. Nos pusimos en contacto con la psicóloga y ella nos invitó a venir y tener una reunión abierta para los reclusos. Al principio, no creí lo que dijo porque había escuchado historias sobre lo difícil que es organizar una reunión abierta en una prisión.

Llegó el día de nuestra visita y me sentía realmente temeroso. ¿Qué puedo decir yo, un sexolico que nunca estuvo en prisión y que ni siquiera tiene 30 años, a estos amigos en prisión que probablemente cruzaron muchos más limites que yo? Sin embargo, superé mi miedo y fui allí con otros dos compañeros de SA.

Ante nosotros se sentaron 20 reclusos, todos hombres. Comenzamos a compartir nuestras historias y después ellos comenzaron a hacer preguntas. Me sorprendió. Pensé que todos se reirían de nosotros. Algunos lo hicieron, pero la mayoría no. Lo más sorprendente para mí fue que después de la reunión, algunos reclusos vinieron a estrecharnos la mano y a agradecernos por nuestro coraje y mensaje de esperanza. Me di cuenta de que para Dios nada es imposible y que Él puede usar a una persona enferma como yo para difundir el mensaje de esperanza en cualquier lugar.

¡Hay una solución para el sexolismo! Al final, hablamos con la psicóloga de la prisión sobre futuras colaboraciones y temas como el apadrinamiento por correo, reuniones virtuales y talleres de Pasos. Veremos qué pasa!

En este artículo quería enfatizar que en muchas prisiones hay amigos enfermos que no conocen la solución. Es posible ayudarles. Es posible llevarles el mensaje de esperanza. Si tienes el deseo de ayudar a los reclusos, ¡te animo a que lo hagas!

Anónimo, Eslovaquia

Total Views: 37|Daily Views: 1

Share This Story, Choose Your Platform!