Working the Steps Is Her Top Priority

Trabajar los pasos es su máxima prioridad

Mi nombre es Meira, y soy una adicta al sexo. O quizás, más correctamente, una adicta a la lujuria. Estaba usando la lujuria para hacer frente a la vida desde que tengo memoria, tal vez desde la edad de cuatro o cinco años. Al principio usaba la fantasía y la masturbación compulsiva, mucho antes de saber lo que era el sexo. Estos comportamientos no eran un problema entonces, eran mi solución.

Durante mi adolescencia me volví adicta a las relaciones insanas y más tarde a la literatura erótica. Comencé a deteriorarme emocionalmente en mi adolescencia y comencé a ver profesionales de la salud mental. Un psiquiatra me diagnosticó depresión clínica y me recetó antidepresivos. La terapia y los medicamentos ayudaron hasta cierto punto, sin embargo, todavía había un gran vacío dentro de mí que seguía tratando de llenar (insatisfactoriamente) con relaciones y fantasías. No sabía que era adicta a la lujuria.

Algunos años más tarde, yo era una mujer joven casada y con un bebé recién nacido. No recuerdo qué lo desencadenó, pero hubo una noche en que experimenté mi primer fondo emocional. El dolor, el vacío y la soledad que sentía eran insoportables y decidí asistir a una reunión de Doce Pasos. Estaba bastante despistada. Todo lo que había aprendido en ese momento era que la adicción existía en mi familia (yo misma no importaba) y que deseaba el consuelo, el apoyo y la comprensión de otras personas que podrían haber tenido experiencias similares. No sabía qué eran los Pasos, ni el amadrinamiento, ni nada. Aun así, lloré durante esa primera reunión. Tal vez fue la sensación de un Poder Superior en la habitación, o tal vez el alivio al darme cuenta de que no estaba sola. Todo lo que sé es que finalmente sentí que pertenecía.

Continué sintiéndome inquieta, irritable y descontenta. Busqué más ayuda y terminé en un centro ambulatorio para tratar mi codependencia. Empecé a trabajar los Pasos, asumiendo la responsabilidad de mis propios defectos de carácter y enmendando a los demás. Completé el tratamiento después de aproximadamente un año y medio y continué asistiendo a varias reuniones de Doce Pasos. Gran parte de mi vida había mejorado; mis relaciones y mi capacidad para funcionar en el mundo fueron notablemente mejores. Pero la lujuria siguió siendo mi profundo, oscuro y vergonzoso secreto. Llevaba una doble vida.

Irónicamente, fue después de convertirme en miembro de S-Anón que finalmente me di cuenta de que era impotente ante mis consumos sexuales. Me di cuenta por primera vez en una convención, donde los miembros de SA y S-Anón se dividieron en diferentes salas para algunas de las charlas. Recuerdo haber pensado: “Aquí estoy, completamente borracha de lujuria, sentada en una charla de S-Anón. Debería estar en la otra habitación”. Tomó algún tiempo, pero con el apoyo de otras mujeres, finalmente decidí lidiar con mi adicción al sexo.

Primero fui a una fraternidad “S” diferente, donde tomé medidas a medias para mi recuperación. Más o menos trabajé los Pasos, más o menos hablé con mi madrina y hablé con otra mujer. Estaba en lo alto de la “nube rosa” de la sobriedad, y después de seis meses, inevitablemente consumí. Mi única amiga de la confraternidad se había ido para unirse a un grupo de mujeres de SA y habiendo llegado a la conclusión de que no tenía nada que perder, decidí unirme también. Esa noche fue el 10 de junio de 2020 y no he consumido desde entonces.

Desde entonces, me di cuenta de que la lujuria era la fuerza impulsora detrás de mis consumos sexuales, junto con todos los demás apegos emocionales insanos de mi pasado. Empecé lento; mi primera madrina fue muy paciente. Hablaba mucho sobre hacer servicio, especialmente en casa, lo que me ayudó inmensamente a salir de mi cabeza.

Eventualmente, comencé a trabajar los Pasos y cambié de madrinas en el camino. Me había unido para estar sobria, pero estar sobria no era suficiente. Nunca pude hacer la vida en los términos de la vida (que es como llegué a consumir en primer lugar) y por eso necesitaba hacer del programa y del trabajo de los Pasos la máxima prioridad.

Trato de leer y aplicar los Pasos 10 y 11 del Libro Grande todos los días. Dice que “tenemos un indulto diario que depende del mantenimiento de nuestra condición espiritual” y lo tomo muy en serio. Si creo que mi sexolismo es una enfermedad, entonces tengo que tomar mi medicación todos los días. Tomé esta decisión y compromiso cuando realicé el Tercer Paso. Dice: “Estuvimos dispuestos a entregar nuestra voluntad y nuestras vidas al cuidado de Dios…” No dice: “Estuvimos dispuestos a entregar nuestra lujuria…”

Sí, ¡renunciar a la lujuria es importante! Tengo que estar dispuesta a renunciar al derecho de codiciar a alguien y ser codiciada por alguien más. Tengo que estar dispuesta a reconocer que ninguna otra persona me pertenece. Esto, sin embargo, se aplica a todos los aspectos de mi vida. Cada vez que hago demandas al mundo o a los demás, soy infeliz. A lo largo de mi recuperación me he vuelto más y más consciente de esto. Cada vez que me siento perturbada y hago un inventario, siempre hay una expectativa subyacente de algo que me dé una sensación de seguridad, algo con lo que pueda identificarme, como el estatus o la belleza.

La verdad es que mi identidad está arraigada en el hecho de que soy una hija amada de un Dios amoroso. Todo lo demás que hago en esta vida es un papel asignado por el Director Definitivo. Todos estos papeles diferentes son un don y un privilegio.
Mientras pueda caminar por la vida un día a la vez, con la intención de servir a mi Poder Superior y a todos los seres y creaciones, puedo estar contenta. Agradezco que, sólo por hoy, estoy libre de la obsesión de la lujuria, gracias a Dios y a la maravillosa hermandad de SA.

Meira D., Ramat Beit Shemesh, Israel

Total Views: 170|Daily Views: 1

Share This Story, Choose Your Platform!