From Deepest Pain to Greatest Blessing

Del mayor sufrimiento a la mayor bendición

Hace tres años, estaba sufriendo. Era el dolor de la esclavitud a la lujuria que me causaba problemas profundos y amenazaba con arruinar mi vida entera. El dolor me llevó a la comunidad de SA. Gracias a la comunidad de SA, a mi padrino y al trabajo del programa de SA, mis problemas profundos se convirtieron gradualmente en una bendición, en una vida que es limpia y sobria. La cordura regresó y encontré una verdadera conexión con Dios. No creo que hubiera buscado a Dios tan activamente de no ser por el dolor y la desolación que la lujuria me había causado. Esto me sorprendió. Lo que parecía mi peor desgracia resultó ser mi mayor bendición. ¿No es eso un milagro?

Quería compartir mi experiencia con la gente en SA y así empecé a ayudar a otros a convertir el mayor problema en sus vidas en su mayor bendición. El regalo más sagrado es encontrar pureza y conexión con la Verdad y ser feliz al renunciar a la lujuria y trabajar los Pasos. Eso me da la fuerza para ayudar a otros en el mismo camino.

Considerando brevemente las dificultades, encuentro que la mayoría de las personas no están listas para rendirse seriamente a un golpe de la lujuria. El recién llegado, atormentado por el dolor de la insania de la lujuria, no tiene experiencia de sobriedad con la que pueda defenderse; todo es confuso y lejano mientras que la lujuria es un hábito profundo de toda la vida; la lujuria nunca está más lejos que un pensamiento; resistir es desconocido y doloroso.

Mi tarea como padrino es ayudar al ahijado a desear una vida sobria. Compartiendo mi experiencia, puedo alimentar el brote frágil de su deseo por la sobriedad; el deseo de vivir una vida feliz, alegre y libre. Intento inspirarlo con mi ejemplo. Paso por todo con él, los estados de recuperación que experimenté; las fases que identifiqué; los desafíos de la recuperación y la esperanza de una vida significativa que he logrado, un día a la vez, a través de la recuperación. El resto está en manos del Poder Superior.

A veces, mi ego quiere que el ahijado se recupere según mi idea de cómo debería ser. A veces, soy tentado a ser el líder en la recuperación del ahijado en lugar de Dios. La verdad es que Dios está en control. Solo soy un instrumento para hacer Su voluntad. Esto significa que debo invitar constantemente a Dios a cada aspecto de mi trabajo con el ahijado. De esta manera, le permito trabajar más efectivamente a través de mí, para encontrar las palabras adecuadas, las sugerencias correctas, las recomendaciones más apropiadas en cada caso particular. Dios me enseña a ser flexible con cada ahijado, mostrándome que cada uno es diferente y que cada uno necesita su propio enfoque individual.

Por lo tanto, escucho a Dios y elijo Sus sugerencias de liderazgo en la relación padrino-ahijado. Esto lo hace mucho mejor y más interesante.

En mi experiencia, una bendición innegable que acompaña al apadrinamiento es la alegría profunda al ver cómo las vidas de los ahijados cambian y tienen éxito a través de la ayuda que les doy al trabajar su programa. También tengo mi propia historia de recuperación, la historia de ser apadrinado. Con la ayuda de Dios, realmente puedo marcar la diferencia para alguien que está sufriendo los horrores de la adicción a la lujuria. Cuando hago esto, siento que estoy actuando de acuerdo con la voluntad de Dios; y la vida en armonía con la voluntad de Dios me brinda la mayor alegría.

Tu hermano en recuperación, Ilya K., Rusia

Total Views: 105|Daily Views: 1

Share This Story, Choose Your Platform!