cloak of lust

El manto de la lujuria

La lujuria sexual es sólo una cara del cubo multidimensional de la lujuria. La palabra “lujuria” no puede limitarse únicamente a un aspecto sexual, ya que la lujuria es simplemente un fuerte impulso que gobierna las actitudes. No puedo negar que el concepto de lujuria en sí es complejo, confuso y desconcertante. ¿Cómo puede un ser humano limitado abarcar lo que se considera más grande y amplio? Los humanos son seres tridimensionales que viven en un mundo de cuatro dimensiones, mientras que la lujuria es simplemente una entidad “multidimensional”.

La lujuria adquiere varios colores y formas según mi experiencia en la vida diaria, manifestándose en muchas formas como comida, fama, dinero, control, intimidad o atención. La lista es interminable. El problema radica en mi respuesta. Tan pronto como se le permite, desencadena una agitación generalizada, tomando el control de mi vida, y no puedo escapar de sus abrumadoras mandíbulas que destrozan todo lo que encuentra a su paso.

Para dar un ejemplo práctico, he aquí una experiencia personal con mi ansia de atención e intimidad. Un ejemplo que ilustra cómo la lujuria realmente casi me mata, ya que comienza devorando el alma, y cuando el alma se agota, la lujuria comienza a consumir el cuerpo, llevándolo hacia la muerte.

Sufrí de dependencia de las relaciones románticas. ¡Adquirir intimidad y atención se volvió crucial para mí! No podía sentirme cómodo sin obtener una “conexión regular” con alguien con quien tenía una relación, lo que me llevaba a un hambre intensa de atención de esa persona hasta el punto de auto degradarme a cambio de ella. Sin embargo, tales relaciones se agotaron rápidamente por mis exigencias, y cuanto más obtuve, más quería obtener, en un ciclo voraz que mató mi alma repetidamente, hasta que finalmente probé la experiencia de estar apegado a una persona específica, lo que marcó el fin.

Cuando mi relación con esta persona se rompió, mi corazón se hizo añicos, acompañado de una sensación de opresión en el pecho y falta de aire. Recuerdo correr a mi casa, tratando de reprimir las lágrimas y esconderlas de cualquiera que pudiera verlas, sintiendo que el mundo daba vueltas como si fuera testigo de un terremoto. Recuerdo haber subido las escaleras hasta mi apartamento, exhausto y adolorido. Luego, entrar a mi casa, cerrar la puerta y desplomarme en el suelo, llorando en un torbellino de escalofríos y frío intenso, a pesar de ser verano con aire sofocante.

La lujuria me había roto. También destrozó mi corazón, dejándome en un estado de parálisis emocional y miedo de formar una conexión real con otro ser humano. Los sentimientos de rechazo que una vez casi me matan podrían tener éxito en su esfuerzo y enviarme a la tumba en un viaje sin regreso.

La lujuria por las relaciones, por la atención y por la falsa intimidad casi me mata, no puedo enfatizar esto lo suficiente y no puedo encontrar una frase mejor que: la lujuria mata.

Llevar el “Manto de la Lujuria” es, de hecho, ponerse la túnica del verdugo. Entrar en una relación con lujuria activa es ingerir veneno sin saberlo. La vida de esta manera es una cuenta regresiva para la explosión de la bomba mortal, reclamando el alma primero y el cuerpo después. No exagero si digo que liberarse de la lujuria por las relaciones es un gran desafío. Soy un ser social por naturaleza, deseo a las personas que me rodean y solo temo a la muerte. A veces me despierto por la noche, asustado y visualizando mi propia muerte o la muerte de quienes me rodean. Temo la soledad y la lujuria prospera en este espacio en particular.

El coste de llevar el Manto de la Lujuria durante muchos años ha sido la pérdida de serenidad. No puedo estar completamente cómodo cuando estoy solo. Todavía necesito conexiones genuinas con los demás. Quizás Sexólicos Anónimos fue mi refugio, un lugar donde conocí almas errantes que sufrían como yo. Entré a este programa para escapar del Manto de la Lujuria, que, si regresa, me matará. Huyo también del monstruo de la soledad que se ha apoderado de mi alma. No pretendo tener un 100% de éxito, pero por primera vez puedo estar solo por algún tiempo, puedo renunciar al miedo y puedo vivir un día a la vez y solo un día. Me uní al programa lleno de confusión, pero estaba seguro de que soy un adicto a la lujuria y todavía califico como tal.

El programa me ha dado una opción; Por primera vez en mi vida, soy libre del poder que la lujuria tenía sobre mí. Tengo el poder de elegir. ¡Tengo LIBRE ALBEDRÍO! Los Pasos lo han hecho realidad. El primer paso ha descubierto mi impotencia ante la lujuria; que no tengo forma de controlarla, ni puedo controlar mi vida cuando la lujuria está activa. El segundo paso me ha revelado un poder más grande que yo mismo: el padrinazgo y el compañerismo son mi bote salvavidas cuando el barco de mi cordura se está hundiendo. El tercer paso me ha enseñado que ya no necesito dirigir el espectáculo, ya que hay un mejor director, un Dios amoroso que realmente se preocupa; ¡Dios como yo lo entiendo!

¡Estas bendiciones se mantienen practicando los Pasos Cuatro a Diez diariamente! ¡Tengo que limpiar mi casa y purgar mi alma usándolos! Pedir perdón es sólo el comienzo, ya que tengo que tomar muchas pequeñas enmiendas para mantener mi serenidad. Todo eso me ha dejado “sorprendido por la alegría”. ¡Encontré a Dios mientras trabajaba los Pasos con un compañero! Mis Pasos Undécimo y Duodécimo dieron frutos en mi vida al orar y trabajar continuamente con los demás, y todo eso se hace yendo a reuniones, manteniendo mi casa limpia, entregándome a mi Poder Superior y trabajando con los demás a diario.

No necesito usar el mando de la Lujuria para hacer desaparecer las emociones y sentimientos negativos. Al contrario, necesito vivir sin ese Manto, lidiando con la realidad de mi dolor y mis miedos. Enfrentarlos y lidiar con ellos es mejor que morir a causa de ellos. En lugar de un escapismo constante, ahora estoy en casa. En lugar de enfrentar las cosas solo, tengo un Dios, tengo una comunidad que me brinda seguimiento y apoyo, y tengo un refugio seguro que me protege de ahogarme cuando las emociones me inundan. Y estoy agradecido por esto.

Ameer M., Irak

Total Views: 119|Daily Views: 2

Share This Story, Choose Your Platform!