Having Fun in Travel With Recovery Friends

Divirtiéndose en viajes con amigos de recuperación

Recientemente celebré mi quinto aniversario de sobriedad en SA y nunca he estado lo suficientemente agradecido por eso. Recuerdo hablar con un veterano después de una reunión en mi país. Yo todavía era nuevo en SA. Él llevaba ocho años en el programa. Le pregunté qué hacer con mis amigos si quería mantenerme sobrio. Me dijo “ No puedes relacionarte con amigos de tu vida anterior porque es peligroso y podría hacerte recaer”.

Quedé impactado. Estaba muy solo y solamente conocía a algunos amigos de cuando terminé mi licenciatura en la universidad. Solíamos reunirnos cada dos semanas en un grupo mixto y lujurioso de hombres y mujeres. Se servía alcohol, drogas y cigarrillos. Todos mis amigos eran así. Ni siquiera podía imaginar divertirme o disfrutar sin charlar, reunirme, ir a fiestas y viajar con ellos. Por otro lado, me estaba yendo fatal y mi vida era ingobernable. No tuve otra opción. Entonces, me dije a mí mismo que seguiría las instrucciones del veterano por un corto período de tiempo. Simplemente no llamaría a esos amigos durante unas semanas.

Después de asistir a las reuniones por un tiempo y comenzar el trabajo de Pasos, me di cuenta de que no podía ponerme en contacto con ningún “compañero de juego”. Esta es una expresión que usamos en Irán para referirnos a las personas a las que solíamos lujuriar, o a las parejas de consumo. Acepté esa realidad y borré el número de teléfono de cada uno de esos amigos con los que solía salir. También dejé muchos grupos en aplicaciones de redes sociales. Me sentía solo y no sabía qué hacer los fines de semana o durante las vacaciones.

Un día, un compañero de recuperación después de una reunión me pidió que saliéramos juntos a comer helado y acepté. Habían pasado varios meses desde que había salido a comer afuera con alguien. Fue divertido, pero tuvimos una discusión insignificante sobre el pago del helado. ¡Mi primera vez con un compañero de recuperación y solo un pequeño desafío! Fue entonces cuando me di cuenta de cómo podía llenar el espacio vacío creado al dejar ir mi vida pasada. Podría divertirme e incluso viajar con mis compañeros de recuperación. Empezamos a salir a la naturaleza los fines de semana y a hacer barbacoas.

Cuando llegué a los 10 meses de sobriedad, mi padrino recayó. Fue un shock. Traté de encontrar un nuevo padrino en Teherán, pero no pude. Como resultado, y después de hablar con compañeros de recuperación, decidí ir a Isfahán a buscar un padrino. Fui a Isfahán con dos compañeros : mi primer viaje en SA.

Un amigo de Isfahán me propuso que usara una de sus propiedades como alojamiento. Otro amigo nos llevó a las reuniones. Otro más nos llevó a los lugares históricos y hermosos de Isfahán. Otro compañero incluso nos invitó a almorzar un plato local llamado Biryani. Reservamos una habitación en un hotel y asistimos a tres reuniones al día: mañana, tarde y noche. Entre reuniones recorríamos la ciudad con compañeros de recuperación. Desafortunadamente, no pude encontrar un padrino durante ese viaje. Pero encontré mucho amor, compañía y nuevos amigos. ¡Que bendición!

Tuve experiencias similares con otros compañeros en los años siguientes. Hicimos muchos viajes juntos por Teherán, mi provincia natal. También visitamos otras provincias de Irán, como Shiraz y Khuzestan. Aprendí mucho en estos viajes y disfruté de la compañía de mis compañeros de recuperación. Como he escuchado de mi padrino y de otros compañeros, la fraternidad es un lugar seguro para ejercitar la recuperación en la relación con los demás.

A medida que construyo relaciones, trato de ejercitar el amor incondicional, la aceptación, el perdón y la honestidad. Este último es el más difícil para mí. Ser honesto conmigo mismo sigue siendo un gran desafío. Por ejemplo, comencé un nuevo tipo de estilo de alimentación hace unos dos meses. En el último viaje que hice con compañeros de recuperación, fue difícil encontrar un lugar que tuviera alimentos apropiados con respecto a mi estilo de alimentación. Uno de los miembros estaba buscando un tipo especial de lugar y la mayoría de las veces la comida en el restaurante no me satisfacía y provocaba que comiera en exceso.

Necesitaba otro tipo de alimentos, pero no podía ser honesto conmigo mismo. Me estaba comportando de manera codependiente. Pensé que teníamos que estar juntos en cada lugar y actividad. Pero después de ese viaje, cuando hablé con mi padrino, me di cuenta de que era mi enfermedad. Estaba siendo demasiado dependiente. Podría haberles dicho a mis compañeros que iría a buscar otro restaurante con comida conveniente para mí. Pero en lugar de hacer eso, comencé a sentirme resentido conmigo mismo. Nuevamente, todavía estoy en el proceso de aprender a ser honesto conmigo mismo.

Otra cosa con la que debemos tener cuidado es tener un recién llegado o un reincidente crónico con nosotros en un viaje. Tengo algo de experiencia en ese sentido. Creo que es muy importante recordar que si soy un recién llegado, debo evitar hacer viajes con otros recién llegados o con reincidentes crónicos a menos que haya un veterano o un miembro con un tiempo considerable de sobriedad con nosotros.

Una vez tuve un recién llegado conmigo en un viaje y fue una experiencia muy poderosa para lidiar con mi ego y tratar de ser tolerante e indulgente. Fue muy duro y problemático. Me ayudó a darme cuenta de que tener años de sobriedad y recuperación no significa que lo sepa todo o que sea mejor que un recién llegado o un reincidente crónico. No significa que pueda manejarlos o tratar de convencerlos de que se recuperen. Como decimos en nuestras Tradiciones, “Nuestra política de relaciones públicas se basa en la atracción más que en la promoción”.

No puedo hablar con un recién llegado sobre espiritualidad y recuperación, pero puedo comportarme en función de mi propia recuperación. Los recién llegados y los reincidentes crónicos están muy interesados ​​en encontrar una contradicción entre mi forma de hablar y mi comportamiento. Puede ser difícil para mí tratar de comportarme en función de la recuperación en lugar de hablar tanto al respecto. Es un gran reto, pero me gusta.

Moein M., Teherán, Irán

Total Views: 64|Daily Views: 1

Share This Story, Choose Your Platform!