Daily Practice of the Program Keeps Me Sober

LA PRÁCTICA DIARIA DEL PROGRAMA ME MANTIENE SOBRIA

Mi grupo base está en San Petersburgo, Rusia, pero hace un año me mudé a Hanoi, Vietnam, donde hay pocas sexólicas en recuperación. Mi recuperación comenzó el día que asistí a una reunión de SA. Desde ese día mi vida ha cambiado mucho y sigue cambiando. Estoy agradecida por todo, pasado, presente y futuro. Mi vida transcurre exactamente como el Dios de mi entendimiento quiere, por eso acepto todo lo que la vida me trae. Quiero vivir esta vida.

Mientras trabajaba en los Pasos 11 y 12, me di cuenta de que necesitaba hacer más para seguir el programa. Anteriormente, la única vez que trabajaba los Pasos era justo antes de reunirme con mi madrina, y luego simplemente leía apresuradamente algo de literatura del programa y respondía algunas preguntas. Ahora quiero trabajar los Pasos de manera más consistente. Escuché el audio de un orador de SA sobre la rutina que comenzó a seguir después de su recaída. Basándome en su programa diario, creé uno que se adapta a mí y en el que me encuentro en recuperación. Este es el resultado:
Leer literatura del programa (15 minutos)
Trabajo por pasos (10 minutos)
Estiramientos y ejercicio físico.
2-3 reuniones de SA (semanalmente)
Mantener límites entre el ánime y la televisión (media revista de ánime, un episodio de una serie de televisión)
Informar el progreso de esta rutina de recuperación a mi madrina (diariamente)
Tres llamadas de programa o mensajes de texto (diarios)
Renovación Diaria de Sobriedad (RDS) con mi compañera de rendición RDS (diariamente)
Oración y meditación (diariamente)
1-2 actividades de servicio (semanalmente)
Escribo en mi diario de sentimientos (diario)

Leer literatura y trabajar los Pasos durante un tiempo breve y determinado me ayudó a evitar mis pensamientos habituales de fracaso. Al principio pensé: “esto es demasiado difícil”, “lleva demasiado tiempo” y “no puedo hacer esto”. Pero a medida que seguí con mi nueva rutina, me di cuenta de que incluso 10 a 15 minutos de forma regular pueden hacer avanzar mi recuperación.
Mi corta memoria hace que sea difícil recordar a qué me he rendido y qué victorias ya me ha dado mi Poder Superior. Ahora, gracias a completar y enviar mi lista de acciones de recuperación a mi madrina todos los días, encuentro la serenidad de haber hecho mi parte para mejorar mi condición. Le pregunté a mi madrina si podía enviarle mi comportamiento diario a pesar de que está bastante ocupada. Llamo a mis hermanas en el programa para discutir mi progreso, pero cuando me despierto con el simple mensaje de mi madrina: “¡Recibido!”, me siento reconocida, segura y más cerca de mi Poder Superior. Considero esto tanto una acción como un beneficio de trabajar esta rutina de recuperación.

Llamadas del programa
Cuando llamo a mis hermanas, hablo y escucho. Me siento parte de algo real. Escucho a mis hermanas; están vivas y sinceras; Ellas confían en mí y yo confío en ellas. Muy a menudo descubrimos que tenemos experiencias muy similares y siento un vínculo cálido entre nosotras porque Dios nos unió.

Me gusta llamarnos “hermana” y “hermano” porque me recuerda nuestro parentesco y crea un límite contra mi lujuria. “Hermana” me recuerda mi vínculo con los demás y que se supone que debemos estar conectadas. Cuando llamo a alguien “hermano”, la lujuria retrocede. Se vuelve repelente de mi lujuria.

Renovación diaria de la sobriedad
El sitio web ruso de SA ofrece tres versiones del guion RDS 5 minutos, 15 minutos y 30 minutos. Mi compañera de RDS y yo comenzamos con la versión de 5 minutos, pero normalmente dedicamos unos 30 minutos a discutir cada pregunta. Cuando cambiamos al guion de 15 minutos, tardamos hasta 45 minutos. Quería más estructura y menos emociones en nuestro RDS, así que comencé a escribir mi lujuria diaria, los pensamientos que me distraían y los defectos de carácter de ese día antes de hablar por teléfono con mi “hermana”. También tomé nota de las herramientas del programa que usaba ese día. La preparación escrita me ayudó a comenzar a tomar medidas para mi recuperación incluso antes de hablar por teléfono. Ahora mi hermana de renovación y yo usamos el formato de 30 minutos, y tardamos entre 22 y 45 minutos, lo que me ayuda a profundizar y escucharme a mí misma. Intento reconocer cuando me encuentro distraída.

Diario de sentimientos
Al principio, no entendí por qué mi madrina me recomendó que llevara un diario de sentimientos porque parecía una versión más del RDS. Pero con el tiempo comencé a reconocer sus beneficios. Con mi RDS, reconozco mis disparadores de lujuria y mis defectos de carácter. En mi diario de sentimientos descubro de dónde vienen. Antes de empezar a escribir sobre mis sentimientos, no tenía idea de cuántos sentimientos diferentes eran posibles y, ciertamente, no podía identificar la mayoría de ellos por su nombre. Pero gracias a mi diario de sentimientos, comencé a identificar mis sentimientos tal como los experimentaba. A veces notaba que sentía diferentes sentimientos al mismo tiempo, como gratitud y vergüenza. También comencé a ver que los sentimientos no son lo mismo que los pensamientos. Mi diario de sentimientos me ha ayudado a aceptar mis pensamientos, sentimientos, deseos y conductas pasadas; puedo aceptarlos porque sé que Dios me ama. Eso hace que esté bien cometer errores.

Cuando no estoy bien
Cuando no me siento bien, lo primero que hago es practicar H.A.L.T. (¿Tengo hambre, estoy enojada, estoy sola o cansada?). Reconozco lo que estoy experimentando, luego se lo entrego a mi Poder Superior, a mi madrina y a mis hermanas de SA… luego voy a lavar los platos. En otras palabras, después de practicar la rendición, HAGO algo que sea productivo o útil independientemente de lo que esté sintiendo.

Resolviendo las cosas
La responsabilidad y el seguimiento siempre han sido difíciles para mí. El programa me ha enseñado a dividir las cosas en segmentos factibles, por lo que he logrado tareas que nunca podría haber hecho antes del programa: tareas escolares, tareas atrasadas, preparación para la semana laboral, pensar antes de hablar (todavía estoy mejorando aquí), leer la literatura del programa y pagar constantemente algo en mis facturas de servicios públicos. Estas cosas todavía son difíciles e incluso aterradoras, pero recientemente abrí el Libro Blanco en el Paso 11 donde dice: “Le pido a Dios que establezca Su Reino en esta organización”. Y dije esta frase en voz alta varias veces, refiriéndome a los servicios públicpss. Sorprendentemente ya no hubo más indignación, confié en Dios, y el defecto desapareció, llegó la paz.

Aspectos destacados de mi rutina diaria
La mayoría de las veces me despierto sin alarma, alrededor de las 6 a.m. Una vez dejé mi trabajo después de una semana para evitar levantarme temprano. Ahora levantarme temprano es un fruto del programa para mí.
Siempre comienzo con la Oración de la Serenidad, una lectura diaria del libro de SA “La Conexión Verdadera”, una oración de mi religión y meditación. Me abstengo de escuchar música o cualquier análisis de la economía, el trabajo o la vida.El programa me mostró mis límites para evitar que los miembros de la familia o amigos arrojen cualquier basura sobre mí. Durante el día, cuando me sumerjo en temas laborales y en mis sentimientos y pensamientos, me tomo unos minutos para conectarme con Dios, y de repente empiezo a sentir mi respiración, a ver lo que me rodea, a ver la belleza. Esta nueva habilidad trae consigo un sentimiento de gratitud hacia el Poder Superior.

Por la noche uso luces tenues, tal vez música ligera, y sólo hablo del trabajo con mi marido inmediatamente después de que él regresa a casa. Aprecio nuestro tiempo juntos por la noche. Todavía no llevo bien la condena o el descontento. Termino cualquier comunicación con el mundo exterior a las 8 p.m. Me preparo para ir a la cama como una oruga en su pupa: todos los procesos se ralentizan y yo también lo hago.

Mis días no son perfectos, pero ya no busco la perfección. Busco honestidad, apertura, el deseo de vivir el presente y la comprensión de que todo lo que siempre he querido ya está conmigo hoy. Y esta comprensión es el mayor regalo de Dios para mí.

Jenya N., Hanói, Vietnam

Total Views: 116|Daily Views: 1

Share This Story, Choose Your Platform!