It’s God and Me for the Rest of My Life

Dios y yo por el resto de mi vida

He sido una sexólica toda mi vida y es el hecho más importante de mi vida. Tengo otras adicciones y también otras confraternidades. El sexolismo no es el que me mataría más rápido, como dice el refrán, pero es el foco principal de mi vida en recuperación, siendo el más incluyente y omnipresente de ellos.

De hecho, como leí en la literatura y en el Diccionario Webster, la lujuria toma innumerables formas; No es sólo sexual, de ninguna manera. Por lo tanto, conceptualizo todas mis otras compulsiones como una manifestación de mi adicción primaria a la lujuria. Entonces SA es mi mayor énfasis en la recuperación.  También es en el cual la recaída es más tentadora, día a día, ya que no tengo que ir a una tienda a comprar algo, ni ir a un sitio, recaer, etc., y eso lo he leído hace tiempo ” El precio de la recuperación es la vigilancia eterna.” También soy consciente de que la complacencia mata a los adictos. Por lo tanto, puedo decir con cierta certeza que estaré sobria en SA un día a la vez de por vida, ya que mi historia es que estaba perpetuamente desesperada por morir antes de encontrar SA. Ninguna otra fraternidad curó este problema de salud mental cuando yo no estaba sexualmente sobria.

No es mi intención revivir aquí mi Primer Paso en detalle. Basta decir que descubrí la lujuria en mis años de escuela primaria; mi experiencia juvenil fue típica de la edad, el sexo conmigo misma; pero yo estaba bajo instrucción religiosa en ese momento y me dijeron que el sexo conmigo misma era malo. Luego fui abusada sexualmente por dos hombres, mientras todavía estaba legalmente bajo las leyes de protección (que he denunciado a las autoridades). Esta experiencia resultó en un severo autorrechazo. A los 13 años, comencé a pedir ayuda para dejar de tener relaciones sexuales conmigo misma, algo que seguía pidiendo 43 años después, cuando encontré SA. ¡Calificaba para SA el año antes de que comenzara a existir!

Mi difunto esposo era 37 años mayor que yo y tenía discapacidades físicas. No necesito ir más lejos que decir que no pude lograr ser fiel en esas circunstancias. Admito y me hago responsable de mis propios defectos de carácter en esto aspecto, derivados de mi enfermedad sexólica. No lo culpo. Seguí buscando ayuda, pero hasta llegar a SA nadie tenía una solución.

Desde su muerte, hace 14 años, mi problema con el sexo ha sido exclusivamente conmigo misma. No tengo ninguna intención de volver a casarme. El sexo conmigo misma me llevó a la desesperación y fue en esta desesperación que contacté a SA. Todavía soy religiosa, no en la misma tradición que cuando era joven, pero eso significa que de las confraternidades ‘S’, SA es la indicada para mí. Como puede ver, nuestra definición de sobriedad concuerda completamente con mis propias creencias sobre el comportamiento sexual.

Me uní a SA en septiembre de 2020. Asistí por Zoom, ya que no tengo automóvil y vivo a 55 millas de la reunión en persona (e hibrida) más cercana. Zoom se convirtió, y sigue siendo, mi grupo habitual. Por supuesto, también fue durante el período del confinamiento por COVID. El confinamiento fue una gran bendición para mí, ya que SA optó con entusiasmo por Zoom, como todavía lo hace. Soy una bebé de SA Zoom y no estaría sobria hoy si no fuera por Zoom.

Proveniente de otras Comunidades, tuve la gran ventaja de saber cómo debe comportarse un recién llegado. Así que, en mi segunda semana en la confraternidad, empecé a pedirle a varias mujeres que fueran mi madrina; conseguí la literatura en formato impreso y en Kindle, y de inmediato comencé mis 90 reuniones en 90 días. En esos 90 días, calculo que asistí a 330 reuniones por Zoom. En otras palabras, me entregué por completo a todo esto, llegando a cualquier extremo por mi sobriedad. Logré conseguir una madrina temporal, escribí mi Primer Paso y lo entregué en un grupo de mujeres. Resultó ser que solamente éramos tres de nosotras, así que más tarde se lo entregué a un grupo internacional mixto más grande. Ahora sentía que me estaba convirtiendo en una miembro real.

Después de cuatro meses, fue posible asistir ocasionalmente a mi grupo base en persona. Con el tiempo, organizaron un día de recuperación en persona. En ese momento, rompí en llanto y espero que nunca olvide lo que dije ese día: “Me he unido a SA hoy. Hasta ahora, he estado dando tumbos por mi propia sala de estar”. Desde entonces, he asistido a otro día de recuperación y a dos convenciones, y continúo asistiendo ocasionalmente a mi grupo base en persona. Encuentro que estar en persona es una experiencia totalmente diferente y mucho más enriquecedora que cualquier reunión por Zoom, por muy buenas que sean las reuniones por Zoom. El ESSAY tuvo la amabilidad de publicar un artículo mío sobre ese tema. Esos chicos de mi grupo base me salvaron la vida.

Ahora, después de dos años y cuatro meses en este camino, ¿cuál es mi historia de Experiencia, Fortaleza y Esperanza hoy?

Sigo trabajando con la madrina con la que empecé. Juntas avanzamos en los Pasos. Después de haber participado en dos talleres de fin de semana, en los que trabajamos todos los Pasos (excepto el 9), estoy trabajando en los Pasos 10, 11 y 12 a diario. Mi madrina está profundizando más en ellos conmigo a partir de “Pasos en Acción”. Actualmente estoy en el Paso 4, avanzando a través de las lecturas prescritas en el libro.

Nunca olvidaré haber asistido a la reunión internacional que mencioné, pidiendo disculpas por tener solo 24 horas sobria. Alguien respondió que el récord mundial de sobriedad es de 24 horas. Hoy, mientras escribo mi historia, podría dejar que mi voz interior adictiva me condene por mi pasado y me condene a una vida sin esperanza. El principio de las 24 horas es crucial para mí. También es parte de mi religión personal que las bendiciones de mi Poder Superior, a quien llamo Dios, se renuevan cada mañana; esto se ajusta perfectamente a mi mentalidad en SA. Hoy no estoy condenada por mi pasado. Hoy me siento “feliz, alegre y libre”, y la literatura me respalda, diciéndome que esto es lo que Dios quiere para mí.

Mi experiencia, fortaleza y esperanza están fundamentadas en el milagro del que leo en el Libro Grande: “El gran hecho es simplemente este, y no es menos: que hemos tenido experiencias espirituales profundas y efectivas que han revolucionado por completo nuestra actitud hacia la vida, hacia nuestros semejantes y hacia el universo de Dios. El hecho central de nuestras vidas hoy es la absoluta certeza de que nuestro Creador ha entrado en nuestros corazones y vidas de una manera verdaderamente milagrosa. Él ha comenzado a lograr para nosotros cosas que nunca podríamos hacer por nosotros mismos” (AA 25).

Así es como vivo hoy en día. En la solución. Como dice, un precio debe ser pagado; significa que debo “entregar todas las cosas al Padre de la Luz que preside sobre todos nosotros”. Cuando, como sucede en ocasiones, mi adicta interior se niega a abrir mi corazón a Dios y hace lo que quiere, me considero en riesgo y hago lo mejor que puedo para buscar apoyo, contarles a los miembros sobrios lo que está sucediendo y volver al camino correcto lo más rápido posible.

Durante mucho tiempo, solo me ponía en contacto con mujeres, pero hoy en día mi madrina está contenta de que me comunique con hombres sobrios, como en mi grupo local, etc., siempre y cuando principalmente recurra a las mujeres. Solo tengo que usar la cabeza y ser honesta conmigo misma acerca de mi motivación y su sobriedad. No hablo con hombres que no tengan al menos una sobriedad a mediano plazo, ni les envío mensajes privados a tales hombres. Con honestidad, esto nunca ha sido cuestionado por nadie.

Entonces, ¿quién es mi Poder Superior? Imagino que hay tantas ideas sobre Dios como miembros, y así debe ser.

Como mencioné, estoy en una religión. Eso obviamente moldea cómo veo a Dios. Pero esa idea de Dios presidió casi medio siglo de desesperación y comportamiento sexual compulsivo. Así que hace poco tiempo, trabajé el Paso 2; lo trabajé con diligencia, utilizando el gráfico del Paso 2 en el libro “Pasos en acción”. Solo me doy cuenta ahora, mientras escribo, ¡que he estado sobria desde ese día hasta hoy! Con ese gráfico examiné en detalle mis viejas ideas sobre Dios, moldeadas por mis experiencias infelices, y me llevó a las nuevas creencias que tengo sobre Dios hoy. Fue una revelación total y humillante para mí. Creo que lloré muchas veces durante el ejercicio.

Entonces, sin usar términos no relacionados con SA, el Dios en el que creo hoy no solo me ama incondicionalmente, sino que realmente LE GUSTO y desea que sea “feliz, alegre y libre”; en paz y serenidad. Quiere que esté sobria y me mantendrá sobria, sin importar las dificultades y el dolor que la vida me presente, siempre y cuando mantenga una Conexión Real con Él y no confíe exclusivamente en la confraternidad, como las aplicaciones de chat que SA utiliza. Cuando todo lo demás me falla, se me ha enseñado a recurrir a mi trabajo en los Pasos, y al hacerlo, recuperar mi conexión con Dios.

He estado leyendo durante mucho tiempo, “Cuando todo lo demás falla, trabaja con otro alcohólico [sexolico].” Pero, para mí, eso no siempre funciona. La literatura y el trabajo de los Pasos, la oración y la meditación, por cualquier método, y un DESCANSO en la comunicación con otros miembros de SA, es lo que a menudo se requiere, al menos para mí.

Tengo absoluta confianza en SA y absolutamente ninguna confianza en mi propia fuerza de voluntad. Esto, como digo, será así el resto de mi vida. Porque esta enfermedad mata a las personas, y casi me mata a mí. Hoy, y solo hoy, tengo una vida totalmente “más allá de mis sueños más salvajes”. Gracias a Dios que “Dios está seguramente para el sexolico.

Kathie S., Devon, Reino Unido

Total Views: 86|Daily Views: 1

Share This Story, Choose Your Platform!